Temas Especiales

29 de Nov de 2020

América

Diputados venezolanos se rebelan ante sentencia del TSJ

Los parlamentarios anunciaron la ejecución de diversas acciones para enfrentar lo que han denominado como ‘un golpe de Estado’

Diputados venezolanos se rebelan ante sentencia del TSJ
El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Julio Borges, participa durante una conferencia de prensa llevada a cabo en la sede de la AN, en Caracas, capital de Venezuela, el 30 de marzo de 2017.

Este jueves, diputados de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela pertenecientes a la bancada opositora, anunciaron algunas de las acciones que tomarán para enfrentar lo que han denominado como ‘un golpe de Estado’ por parte del Gobierno nacional, que a través de la emisión de la sentencia 156/2017 por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), estableció que el Poder Judicial podrá asumir las competencias del Parlamento mientras este continúe en lo que lo han considerado como “desacato”.

Entre otros aspectos, la sentencia reza en el punto 4.4 que “se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la AN, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho”.

En medio de un ambiente social y políticamente convulsionado, desde el pasado miércoles, nuevos acontecimientos se sumaron a la realidad venezolana, que hoy enfrenta no solo los índices más elevados de criminalidad, sino una economía tambaleante en la que la inflación se lleva los últimos soplos de esperanza de todos los estratos.

Ante la sentencia del TSJ, Julio Borges, presidente de la AN, emitió un pronunciamiento en el que, luego de romper públicamente el documento, manifestó que este representa un “secuestro a la libertad” de los venezolanos.“Es un golpe de Estado y quiero que el mundo nos ayude y los medios nos ayuden a decirlo con todas sus letras; en Venezuela Nicolás Maduro dio un golpe de Estado”, aseguró.

“Este parlamento se rebela y desconoce la sentencia de la Sala Constitucional”, apuntó, recordando que “toda sentencia contraria a la Constitución es nula”.

Sobre la importancia de la sentencia explicó que por primera vez se “le otorga todo el poder a Nicolás Maduro para hacer las leyes que le de la gana, dar los contratos que le de la gana, endeudar al país como le de la gana y perseguir a los venezolanos como le de la gana”.

Los parlamentarios

La Estrella de Panamá contactó a Richard Blanco y Américo De Grazia, diputados del Parlamento venezolano, quienes coinciden en la necesidad de que la comunidad internacional, basada en los principios democráticos, ejerza acciones que obliguen al Gobierno venezolano a la restitución del orden constitucional.

De Grazia señaló que la decisión de la Sala Constitucional del TSJ es una “derogación” de la Carta Magna y que solicitarán el próximo martes la inhabilitación y destitución de los Magistrados apuntando que si la Fiscalía del Ministerio Público no responde, buscarán la reposición del estado de derecho a través de un amparo constitucional.

Blanco, diputado por Caracas a la AN, considera que Venezuela enfrenta su peor momento de la historia política en los últimos 18 años y que harán valer la voz de los parlamentarios en el marco del respeto a los derechos humanos y la libertad de expresión.

Sobre la inconstitucionalidad de la medida, Blanco argumenta que el Poder Judicial venezolano es “subalterno” del Poder Legislativo y que al tomar este tipo de acciones se violenta la Constitución.

Reacción internacional

En Panamá, la reacción no se hizo esperar; el Gobierno manifestó mediante un comunicado, su profunda preocupación ante la medida adoptada por el TSJ, haciendo “un llamado al respeto del orden constitucional, el respeto a la separación de poderes y los principios de la democracia, y a que se den las garantías para la celebración de elecciones democráticas”.

Por otra parte, Pedro Pablo Kuczynski, primer mandatario de Perú, condenó la ruptura de la democracia en Venezuela” y retiró al Embajador peruano del país suramericano. A estas reacciones e iniciativas se sumaron los Gobiernos de Brasil, México, Colombia y Estados Unidos.

“Estamos ante una situación inédita de Venezuela que nos coloca en el centro del huracán”, recordó De Grazia y ante ello, solicitan que la comunidad internacional exija que se reponga el estado de derecho y se convoquen elecciones en el país”.

“Hemos venido advirtiendo y alertando al mundo entero de este largo peregrinar hacia la dictadura que hemos transitado desde hace 18 años”, concluyó.

Entorno a las declaraciones del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, Blanco asegura que son un reflejo de que la comunidad internacional reconoce que en Venezuela se ha violentado la Constitución.

Acciones

En el marco de los acontecimientos, el bloque opositor de la AN, llevará a cabo una sesión en la que solicitarán la destitución de los Magistrados, aseguró De Grazia.

Asimismo, el presidente del Parlamento, convocó a una movilización de calle para este sábado 1 de abril.

De Grazia fue enfático al comentar que la vía única y primordial para salir de la crisis que enfrenta Venezuela es una transición política electoral, pacífica y democrática, lejos del escenario violento que sectores del oficialismo han propiciado.