04 de Oct de 2022

América

Hernández asume mandato entre divisiones

A pesar de las acusaciones de fraude electoral en contra de su Gobierno, será presidente hasta el 2022.

Entre el descontento de las principales fuerzas de oposición, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, asumió su segundo mandado con el reto de alcanzar la reconciliación en un país dividido por las acusaciones de fraude electoral en los comicios que tuvieron lugar el año pasado.

Gobierno agradece aval internacional

Honduras agradeció hoy a las delegaciones de 75 países y organismos internacionales que asistieron a la ceremonia de investidura del presidente del país, Juan Orlando Hernández, quien el sábado asumió su segundo mandato.

En un comunicado, la canciller hondureña, María Dolores Agüero, expresó ‘su agradecimiento' a las diferentes delegaciones que participaron en la ceremonia de investidura de Hernández.

Además, agradeció las ‘diversas manifestaciones de los países amigos' hacia Hernández, quien asumió para el período 2018-2022, lo mismo que ‘los buenos augurios' a su nueva gestión.

La jefa de la diplomacia hondureña también agradeció ‘las cartas de felicitación' enviadas por delegaciones de Australia, Chile, España, Kosovo, Japón, Nigeria, Rusia, Perú, Vietnam, al igual que la Unión Europea y la Organización de Estados Iberoamericanos.

Además del fraude electoral, la oposición hondureña también acusa a Hernández de estar detrás de la crisis y la violencia desatada en algunas manifestaciones, varias de ellas con vandalismo, informa la agencia Efe .

Según la Alianza de Oposición contra la Dictadura, liderada por su ex candidato presidencial, Salvador Nasralla, al menos unas 40 personas han muerto durante las manifestaciones, de lo que también culpan a Hernández por ‘ordenar' la disolución de las protestas por medio de la fuerza a través de los cuerpos de seguridad.

Nasralla asegura que desde los comicios de 2013, Hernández del gobernante Partido Nacional, le ha arrebatado el poder mediante un ‘fraude' electoral.

En su segundo intento en busca de la presidencia, Nasralla fue propuesto como candidato por la Alianza de Oposición contra la Dictadura integrada por los partidos Libertad y Refundación (Libre), coordinado por el expresidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009, y el Innovación y Unidad-Social Demócrata (Pinu-Sd).

Además, el líder de la Alianza de Oposición no acepta los resultados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que el 17 de diciembre de 2017 declaró ganador a Hernández con el 42,95 % de los votos, frente al 41,42 % obtenido por Nasralla.

La oposición también asegura que no creen en el diálogo que promueve Hernández, a menos que intervenga un mediador inernacional que sea aceptado por todas las partes que participen en el mismo.

ALMAGRO DA SU AVAL A HERNÁNDEZ

La semana pasada, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dio un discreto aval a Hernández como presidente electo de Honduras, cuando anteriormente había pedido la repetición de los comicios por las irregularidades del proceso electoral en el país centroamericano.

‘(La Secretaría General) manifiesta su firme intención de trabajar en el futuro con las autoridades electas de Honduras, en sus tres niveles, ejecutivo, legislativo y municipal', indica la nota, informa Efe .

PROTESTAS

La oposición ha mantenido protestas en las calles

El Gobierno de Hernández ha hecho un llamado al diálogo, pero la oposición señala que solo participará en el mismo si hay un mediador internacional.

El jefe de la OEA, Luis Almagro, dio su aval al nuevo Gobierno a pesar de las criticas.

En reacción a este comunicado el líder opositor Nasralla denunció que era ‘lamentable' que Almagro se dispusiera a trabajar con el Gobierno de Hernández.

Al día siguiente de emitir ese aval, Almagro reafirmó su apoyo al duro informe electoral de la misión de la OEA en Honduras que reconocía irregularidades en los comicios.

Hernández también asume su segundo mandato con el aval de la mayoría de países americanos pese al duro informe técnico de la misión de la OEA en Honduras.

La organización Human Rights Watch (HRW) también considera ‘gravísimo' e ‘impresentable' que los países de la OEA ‘hagan la vista gorda' ante la crisis poselectoral hondureña.

‘Lo más grave es que hubo una misión de la OEA en el terreno y a pesar de todo ello el Gobierno de Honduras se sale con la suya al hacer el resto de países la vista gorda', dijo el director de HRW en América, José Miguel Vivanco.

Algo que destacan todos los expertos consultados por Efe es la posición de Estados Unidos, que ‘reconoció la victoria de Hernández prematuramente cuando había aún serios interrogantes sobre el proceso y los resultados formales', apuntó Eric L. Olson, subdirector del programa Latinoamericano del Wilson Center.