La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

América

Jornada tranquila durante elecciones de Paraguay

En total 1,099 locales y 21,211 mesas fueron habilitadas para estos comicios

El proceso electoral de Paraguay en el que sus ciudadanos elegirán al próximo presidente del país y a los componentes del Congreso transcurrió con normalidad según reportaron medios locales.

En total 1,099 locales y 21,211 mesas fueron habilitadas para estos comicios

Los principales competidores son el Partido Liberal en alianza con el Frente Guasú (de Fernando Lugo) y el conservador Partido Colorado.

El candidato presidencial que resulte ganador deberá asumir el cargo el 15 de agosto próximo y dejarlo en agosto de 2023, sin posibilidad de reelección, al igual que el integrante de la dupla como vicepresidente.

Un total de 4,241,507 electores paraguayos estuvieron habilitados para votar.

Durante el proceso de votación, el presidente saliente de Paraguay, Horacio Cartes, afirmó que entregará a su sucesor ‘un país diferente' al que recibió, aunque admitió que todavía ‘falta mucho por hacer', informa la agencia Xinhua .

A pesar del crecimiento que experimentó la economía paraguaya (4.5%), el 28% de la población son pobres y la mitad son niños.

Según reveló un estudio de la Universidad Católica de Asunción el 40% de la población infantil en Paraguay vive en situación de pobreza, reporta la cadena Telesur .

A su vez, el 85% de las tierras rurales le pertenece al 2.5% de los productores, según datos oficiales. Una diferencia que se ha agudizado a raíz de la siembra de soja, importante cultivo paraguayo para la exportación.

La soja ocupa actualmente el 60% de las tierras productivas de acuerdo a un informe publicado por la ONG Oxfam en 2016.

Entre los propietarios figura la polémica Iglesia de la Unificación del reverendo Sun Myung-Moon, quien compró 500 mil hectáreas a la empresa argentina Carlos Casado, S.A.

El grupo empresarial del propio presidente Cartes cuenta con unas 34 mil hectáreas.

La Comisión Verdad y Justicia señala que durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) se realizaron adjudicaciones de tierra de forma irregular.