La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

La violencia reanuda en Nicaragua con nuevas víctimas

Ataques llevados a cabo por la policía de Nicaragua contra estudiantes en una iglesia de la capital, sumaron dos muertos a la lista de víctimas

La crisis en Nicaragua ha dejado más de 300 muertos.

Al menos dos muertos y dos heridos dejó un ataque armado perpetrado por miembros de la Policía Nacional de Nicaragua contra un grupo de estudiantes universitarios que estaban refugiados en una iglesia de Managua, un suceso que ha reavivado la violencia en el país centroamericano y que ha sido objeto de condena por otras naciones de la región.

Tras el suceso, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, acusó al Gobierno del presidente Daniel Ortega de ‘represión criminal' y atravesar ‘el límite de lo inhumano y de lo inmoral', y advirtió que la comunidad internacional ‘no puede ser indiferente' ante estos hechos, informa la agencia Efe .

‘Para nosotros (como Iglesia Católica) es lamentable y hemos dicho en muchas ocasiones: ni un muerto más', dijo por su parte el cardenal nicaragüense Leopoldo José Brenes en reacción a lo sucedido.

Uno de los fallecidos fue identificado como Gerald Vásquez, de 20 años, y estudiaba un técnico en construcción en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. La otra víctima, de momento, sólo ha sido identificado como Francisco.

CONDENA

El gobierno de Brasil deploró los ataques contra los estudiantes.

También el gobierno de Chile hizo un llamado a terminar con la violencia que persiste en Nicaragua y reanudar el diálogo.

Uno de los fallecidos fue identificado como Gerald Vásquez, de 20 años. La otra víctima, sólo ha sido identificada como Francisco.

Los jóvenes, quienes se encontraban encerrados desde la noche del viernes en la casa cural de la parroquia Divina Misericordia de Managua, junto a una decena de estudiantes, tres periodistas, médicos y sacerdotes, murieron tras recibir certeros disparos, según apuntan los sacerdotes que estaban presentes durante el evento.

El periodista Ismael López, de la BBC , quien también se encuentra encerrado en la iglesia, contó en Twitter que la policía y los antimotines atacaron con ráfaga de disparos sobre los que se encuentran refugiados.

‘Nos dan de desayuno una lluvia de balas. Ráfagas interminables de bala desde el parque contiguo a la iglesia', dijo López.

Desde el extranjero, algunos países de la región reaccionaron a lo sucedido en Nicaragua.

Entre ellos estuvo Brasil, el cual deploró los ataques perpetrados por las fuerzas de seguridad y paramilitares contra estudiantes y civiles, hechos que calificó como ‘inaceptables'.

‘La escalada de violencia contra la sociedad civil, con agresiones físicas a eclesiásticos, periodistas y defensores de los Derechos Humanos, son inaceptables', señaló el Gobierno brasileño en una nota divulgada hoy por la cancillería.

También el gobierno de Chile hizo un llamado a terminar con la violencia que persiste en Nicaragua y reanudar el diálogo.

En un comunicado difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el gobierno chileno dijo que ‘observa con gran preocupación estos hechos y la falta de progresos concretos'.