Temas Especiales

07 de Apr de 2020

América

Milicias civiles en EE.UU., listas para ‘frenar' a migrantes

Grupos de civiles armados de extrema derecha han anunciado su disposición de ofrecer a la Casa Blanca sus servicios para detener la caravana de migrantes

Milicias civiles en EE.UU., listas para ‘frenar' a migrantes
Esta semana, unos 300 migrantes salieron en caravana desde El Salvador.

Decenas de grupos de extrema derecha en la frontera sur de Estados Unidos han ofrecido sus ‘servicios' para respaldar la militarización del límite con México, ordenada por el presidente Donald Trump, para frenar a los migrantes que avanzan hacia el país.

AYUDA

La Organización Internacional para la Migración anunció que trabaja para brindar asistencia a migrantes

‘El personal de la OIM se ha desplazado a las fronteras por las que transitan estos grupos para entregar alimentos, artículos de higiene y para asistirlos', acotó una fuente a la agencia Efe .

‘Estamos listos para apoyar y asistir a la Patrulla Fronteriza, esperamos que más gente llegue y se una a nuestro movimiento. Planeamos patrullar por tierra y por aire, pues la llegada de esta caravana es una invasión', aseguró en declaraciones a Efe Shannon McGauley, presidente de la milicia civil Minuteman en Texas.

Los milicianos, de carácter civil, se suman a la ofensiva discursiva de la Casa Blanca que ha señalado la situación como un ‘riesgo' para la seguridad nacional.

McGauley aseguró que actualmente ya cuentan con más de 200 personas en diferentes puntos de la frontera en Texas y esperan que en las próximas semanas se unan más personas hasta alcanzar una cifra de unos 1,000 voluntarios.

Indicó que disponen de helicópteros que pueden asistir a las autoridades en las tareas de patrullar la frontera también desde el aire así como de sus propias armas, equipo militar como chalecos antibalas y cámaras de visión nocturna.

El presidente de los Minuteman en Texas aplaudió la decisión de la Administración del presidente Donald Trump de enviar al menos 5,239 militares a la frontera sur para responder a la llegada de dos caravanas de inmigrantes centroamericanos, que avanzan desde México en dirección norte con unas 6,500 personas, según cálculos de EE.UU..

Desde el pasado 13 de septiembre, varios grupos de miles de migrantes, en su mayoría ciudadanos hondureños, han emprendido un largo camino desde sus países donde aseguran la pobreza y violencia los ha obligado a salir.

Según cifras de Naciones Unidas, la primera caravana que salió de la ciudad hondureña de San Pedro Sula, suma unos 7,000 personas; sin embargo, cifras de organizaciones de derechos humanos hablan de más de 14,000 migrantes, entre los cuales se encuentran niños, mujeres embarazadas y ancianos.

SEGUNDA CARAVANA

Una segunda caravana formada por unos 600 migrantes, entre ellos niños y mujeres, salió este miércoles con rumbo a los EEEU, a menos de una semana de que un primera parte comenzara su viaje hacia el país norteamericano.

Se trata de dos grupos de unas 300 personas cada uno, dijeron los periodistas portavoces de los migrantes.

Los dos grupos salieron este miércoles con poco más de una hora de diferencia desde la Plaza Salvador del Mundo de la capital salvadoreña hacia la frontera La Hachadura, ubicada en el departamento occidental de Ahuachapán, que conecta a El Salvador con Guatemala.

Esta caravana comenzó su viaje tres días después de que un primer grupo de unas 500 personas emprendiera el recorrido, que se extiende aproximadamente 4,000 kilómetros hasta una de las fronteras de México con EE.UU., a pesar de los diversos llamamientos de las autoridades de evitar esta práctica por los riesgos que se corren.

De ese grupo, las autoridades guatemaltecas reportaron el lunes el ingreso de al menos 356 salvadoreños a ese país.

Los salvadoreños que integran esa primera caravana, cuya convocatoria fue hecha a través de redes sociales, proceden de diferentes localidades del país centroamericano, entre ellas Apopa, Soyapango, Cuscatlán y Quezaltepeque.