La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

América

Unión Africana apoya negociación de la ONU en diferendo del Sahara

El diferendo por la cuestión del Sahara marroquí se produce entre Rabat y el Polisario, la guerrilla africana que rechaza la preeminencia de la propuesta autonómica de Marruecos

Un vigoroso respaldo a la solución política al diferendo del Sahara marroquí y el rotundo rechazo a que ese tema sea sacado del ámbito de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), fue el resultado de la Conferencia Ministerial de la Unidad Africana (UA), que concluyó en Marrakech.

La resolución significó un triunfo para la diplomacia marroquí y un nuevo traspié para la guerrilla del Frente Polisario y para Argelia y Sudáfrica, sus principales validadores africanos.

Con la Declaración de Marrakech, Marruecos -que se reintegró en la UA en enero de 2017- cerró la puerta a cualquier tentativa de una solución para el Sahara marroquí que desconozca la primacía de la ONU en la gestión de ese asunto, excluyendo cualquier proceso paralelo.

El encuentro ministerial, bajo invitación demostró activamente el apoyo africano y el consenso continental alcanzado por el rey de Marruecos, Mohamed VI, en favor de la búsqueda de una solución política realista, pragmática y sostenible a la cuestión del Sáhara marroquí, basada en el compromiso y una negoción de buena fe.

El monarca marroquí ha promovido con ahínco la necesidad de  aunar esfuerzos y unirse en torno al respeto del espíritu y la letra de las decisiones de la UA, evitando la cristalización de divisiones internas que podrían comprometer la solución del conflicto regional y socavar la estabilidad, la cohesión y la eficacia del máximo organismo de integración de África.

El diferendo por la cuestión del Sahara marroquí se produce entre Rabat y el Polisario, la guerrilla africana que rechaza la preeminencia de la propuesta autonómica de Marruecos y promueve el carácter irrealista e irrealizable de su  opción separatista.

Al conocer la decisión de la UA, Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Marruecos, dijo que la resolución en torno al Sahara no admite discusión y no debe ser “ni reinterpretada, ni burlada, ni eludida,  ni instrumentalizada” e hizo un llamado a “protegerla, preservarlas y reforzarla“.

“Esta decisión pone la cuestión del Sáhara marroquí en su contexto, el de las Naciones Unidas y permite, por lo tanto, descontaminar el trabajo de la UA e inmunizarlo frente a cualquier intento inapropiado de desviarlo del camino de la unidad y la integración“, destacó Bourita.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió el respaldo de todos los Estados miembros del organismo mundial “para apoyar y encontrar una solución final al tema del Sahara marroquí”, según su portavoz Stéphane Dujarric.

“Esperamos que todos los Estados miembros apoyen también los esfuerzos de (Horst) Köhler y el mandato del Consejo de Seguridad en el proceso de negociación entre las partes” que se lleva a cabo en Ginebra, Suiza.

Köhler, expresidente de Alemania, ha dirigido rondas de conversaciones entre Marruecos y la guerrilla del Polisario para encontrar una solución al diferendo sobre el Sahara marroquí.

Exclusividad de la ONU

Cancilleres de 38 países, de los 54 Estados que conforman la UA,  apoyaron el consenso alcanzado por los  Jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en julio pasado en Nuakchot, sobre el conflicto del Sahara.

Tras el informe de la presidencia de la Comisión de la UA respecto al Sahara marroquí, los ministros reafirmaron “la exclusividad de las Naciones Unidas como marco de referencia para la búsqueda de una solución mutuamente aceptable, realista, pragmática y duradera solución política a la cuestión del Sahara”.

“Reafirmamos nuestro compromiso constructivo y la aplicación efectiva del mandato del UA para proteger, apoyar y preservar la integridad del proceso político en curso en el marco exclusivo de las Naciones Unidas, bajo la supervisión del Consejo de Seguridad, y bajo los auspicios del Secretario General, con miras a lograr una solución  política, realista, pragmática y duradera a la cuestión del Sahara, basado en el compromiso" de la Resolución 2440 del Consejo de Seguridad.

El documento señaló que ese “proceso político debe ser protegido de cualquier injerencia, intervención, o de acciones no  consensuadas para competir con los esfuerzos del Secretario General de las Naciones Unidas y de su Enviado Personal, para poner en peligro la cohesión de la Unión, o el desarrollo de un proceso paralelo con probabilidades de fomentar la división entre sus Estados Miembros”.

La Declaración de Marraquech reconoció “la constructiva iniciativa del Reino de Marruecos” para convocar la Conferencia Ministerial Africana de la UA y lograr en forma consensuada el “apoyo a las Naciones Unidas el proceso político en el conflicto regional sobre el Sahara”.

Marruecos presentó en el 2007 ante el Consejo de Seguridad de la ONU su propuesta de un Estatuto de Autonomía para el Sahara, como respuesta constructiva ante la comunidad internacional  para encontrar una solución política para este problema regional.

Desde entonces cada resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU ha reconocido como un esfuerzo “serio y creíble” la propuesta autonómica para el Sahara marroquí, porque garantiza a la población de la región la posibilidad de gestionar democráticamente sus asuntos a través de los órganos legislativos, ejecutivos y judiciales correspondientes.

Críticas a la guerrilla africana

Por otro lado, Ricardo Sánchez Serra, que por 10 años ha sido el líder en Perú de la causa saharaui, rechazó “las reacciones fanáticas y dogmáticas“, de parte de la guerrilla del Polisario,  luego de conocerse su apoyo a la autonomía en el Sahara marroquí.

Además de criticar la corrupción de esa guerrilla africana y de sus estructuras cerradas y herméticas, en un artículo en el diario peruano La Razón, abogó por un cambio en las estructuras y una reforma democrática del movimiento separtista y  una revisión de sus objetivos.

Se sumó a personalidades como los exsecretarios generales de la ONU Javier Pérez De Cuellar y Boutros Ghali; Peter Van Walsum, antiguo enviado personal de la ONU para el Sahara; y el expresidente del gobierno español, Felipe González, quienes “han alertado sobre el carácter irrealista e irrealizable de la opción de la independencia, llamando al Polisario a manifestar una buena disponibilidad para alcanzar un arreglo definitivo”.

“¿A dónde va la causa de la independencia?”, se preguntó. “Desde los años ochenta, el Polisario viene registrando retiros de reconocimientos, pasando de ochenta a una veintena, actualmente repartidos entre países del África Austral bajo influencia de Sudáfrica y los países del ALBA en América Latina”, respondió.

Y pasó a describir un escenario desolador. “Lo que se viene es peor –opinó- el retorno de Marruecos a la Unión Africana, que ha cosechado ya sus primeros éxitos desactivando la acción de esta organización a favor de la opción independista y marginando a (la guerrilla del Polisario) y sus apoyos en el seno de la UA”.


“En América Latina, la inestable situación de la Venezuela de Maduro, principal apoyo del Polisario en la región y sus consecuencias sobre los demás países del ALBA, anuncian malos augurios para el futuro de esta causa en el continente”, destacó.

“A eso se añaden las tensiones en los campamentos, una verdadera bomba de relojería. Últimamente los enfrentamientos tribales ha puesto en primera fila lo que durante mucho tiempo el Polisario ha intentado ocultar; es decir, el carácter tribal de su estructura, con la denominación hegemónica de la tribu Rquibat, lo que pone en entredicho la naturaleza democrática del movimiento y augura de un verdadero conflicto tribal”, anticipó. El caso de Sudán del Sur, como Estado fallido inmerso en infinitas guerras tribales es muy ilustrativo.

Sanchez Serra, abogó por una solución que evite el descalabro total. “¿Qué queda? Acelerar la búsqueda de una solución política al conflicto sobre la base del proceso político de la ONU, en el cuál la iniciativa autonomía marroquí goza del aprecio de los países influyentes en el Consejo de Seguridad y de gran parte de la comunidad internacional”, concluyó.