Panamá,25º

08 de Dec de 2019

América

La costa sureste de EE.UU. se prepara para la llegada del huracán Dorian

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, insistió este martes en "no subestimar" los impactos de Dorian

La costa sureste de EE.UU. se prepara para la llegada del huracán Dorian

Dorian se encamina lentamente hacia Estados Unidos, cuya costa sureste se prepara con evacuaciones obligatorias y declaraciones de "estado de emergencia" para intentar atajar el impacto de los vientos y las inundaciones que aún puede causar este huracán rebajado a categoría 2.

De acuerdo con el boletín de las 8 de la noche hora local (00:00 GMT) del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés), Dorian se encuentra a 108 kilómetros al este de Cabo Cañaveral (Florida).

El meteoro está moviéndose al noroeste a una velocidad de 6 millas por hora (9 km/h) y se espera un movimiento un poco más rápido hacia el noroeste o norte-noroeste esta noche, indica el NHC.

En esta trayectoria, se espera que el núcleo del huracán se mueva peligrosamente cerca de la costa este de Florida y de la costa de Georgia esta noche, hasta el miércoles en la noche, advierte el parte del NHC.

Por otra lado, esta tarde se formó en el Atlántico oriental la octava depresión tropical, que se mueve hacia el noroeste a una velocidad de cerca de 8 millas por hora (13 km/h), y este movimiento general con cierto aumento en la velocidad de avance está previsto durante los próximos días.

Tras ensañarse con categoría 5, la mayor en la escala Saffir-Simpson, contra las Bahamas, donde hasta el momento son cinco las víctimas oficiales, Dorian se aleja del archipiélago de Bahamas en dirección noroeste a unas 5 millas por hora (7 km/h), según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

Los últimos pronósticos de esta agencia federal han aliviado al sur de Florida, que este miércoles reanudará las clases en las escuelas y universidades, así como la operatividad plena de sus aeropuertos, pero mantiene en alerta al resto del estado y a sus vecinos del norte.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, insistió este martes en "no subestimar" los impactos de Dorian, entre ellos "inundaciones, daños estructurales, marejadas ciclónicas y graves erosiones de playas en nuestras comunidades costeras".

En su trayectoria, paralela a la costa sudeste de EE.UU., Dorian tiene bajo "aviso" de huracán a gran parte de la costa de Florida, así como a una parte de la costa de Carolina del Sur.

Esta alerta, según los meteorólogos, significa que es "inminente" que se sientan los efectos del ciclón en un periodo de 36 horas.

Aunque se ha descartado que Dorian golpee directamente Florida, la tormenta sigue afectando varios destinos turísticos de la región.

Los parques temáticos de Walt Disney World tienen previsto cerrar este martes antes de que empiecen a llegar los fuertes vientos y lluvias de Dorian.

De igual forma, el ciclón, al que ahora acompaña la tormenta tropical Fernando, que se formó este martes en el golfo de México, obligó a suspender hasta el miércoles las operaciones del Aeropuerto Internacional de Orlando, transitado cada año por más de 49 millones de pasajeros.

Tanto el Gobierno estatal de Florida como los de Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur han declarado el "estado de emergencia" para responder con mayor agilidad a los posibles estragos de Dorian, que avanza con vientos de 110 millas por hora (175 km/h).

"Georgianos costeros y visitantes sigan las órdenes de evacuación. Las condiciones peligrosas y las inundaciones críticas son inminentes", advirtió este martes Brian Kemp, gobernador de Georgia.

Su homólogo de Carolina del Norte, Roy Cooper, emitió también una orden de evacuación obligatoria para este miércoles para las islas a lo largo de toda la costa del estado.

"Es el momento de irse", dijo por su parte Henry McMaster, gobernador de Carolina del Sur, a los habitantes de las zonas de evacuación en ocho condados costeros de ese estado.

Ante los riesgos de inundación, gobiernos locales y de los condados de los cuatro estados han establecido evacuaciones obligatorias en los sectores que consideran más vulnerables.

Es el caso del condado Palm Beach (Florida), donde han debido dejar sus hogares aquellos que viven en casas móviles, áreas propensas a inundaciones, como también en zonas costeras, que incluyen en este caso el lujoso club privado Mar-a-Lago, del presidente Donald Trump.

Entre tanto, en el sur de Florida, la terminal aérea de Fort Lauderdale, al norte de Miami, tiene previsto reanudar sus operaciones normales este martes, mientras el de Miami siempre estuvo activa.

Los cierres temporales de los aeropuertos de Orlando y Fort Lauderdale han contribuido en gran parte a un total de 1.965 cancelaciones de vuelos con salida o llegada de EE.UU. contabilizadas por la página especializada FlightAware hasta cerca de las 3 pm EST.

Por otro lado, los puertos Everglades, en Fort Lauderdale, y Miami están inoperativos desde el domingo por decisión de la Guardia Costera.

En el caso del primero un aviso en su web indica que los cruceros que iban a llegar el domingo y el lunes tienen previsto su arribo para este miércoles.