La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

América

Las autoridades de Bahamas buscan a más supervivientes con el tiempo en contra

Debido a la falta de cámaras se está embalsamando a los cadáveres in situ, especialmente en las islas Ábaco.

La catástrofe está aumentando la presión sobre un sistema sanitario anterior al paso del huracán que ya estaba debilitado.

Las autoridades de Bahamas siguen buscando ávidamente supervivientes tras el paso del huracán Dorian, que causó al menos treinta muertos y daños catastróficos en parte del archipiélago atlántico con el tiempo en contra por el temor de que haya un problema de salud pública.

Para ello a partir de este viernes las autoridades locales tienen previsto hacer llegar a Gran Bahama y las islas Ábaco personal especializado y cámaras móviles frigoríficas móviles para almacenar los cuerpos de los fallecidos por el paso del ciclón a principios de semana.

En declaraciones a la emisora local en Nassau, capital de las Bahamas, el ministro de Salud, Duane Sands, dijo la noche de este jueves que debido a la falta de cámaras se está embalsamando a los cadáveres in situ, especialmente en las islas Ábaco.

Al igual que hizo a lo largo del día, Sands advirtió que la cifra de fallecidos incrementará "por lo que hay que estar preparado".

"Hay que estar preparados para el número de muertos y para el sufrimiento humano que va a suponer" este huracán para el país, agregó el ministro.

Además reconoció que la catástrofe está aumentando la presión sobre un sistema sanitario anterior al paso del huracán que ya estaba debilitado.

En este sentido, recordó que, por ejemplo, el hospital Princesa Margarita situado en Nueva Providencia ya tenía problemas de capacidad antes de la tormenta.

A su vez, advirtió que mucha del agua en el subsuelo podría estar contaminada debido a los desbordamientos, letrinas destruidas, cañería rotas y los restos de animales muertos por el paso de Dorian.

El propio primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, ha advertido que lo ocurrido supone "una devastación para toda una generación".

Las autoridades bahameñas continuaron este viernes analizando la situación sobre el terreno y la destrucción causada por Dorian para evaluar cuál es la mejor respuesta organizada a la situación, mientras prosigue la búsqueda de supervivientes y otros, buscan a sus familiares desaparecidos.

Por su parte, el capitán James Passarelli, de la Guardia Costera de Estados Unidos, recordó en declaraciones a CNN que la prioridad son los enfermos y los mayores, así como establecer una infraestructura en los lugares afectados.

En declaraciones a Efe, Regis Chapman, jefe de la oficina del Programa Mundial de Alimentos en Barbados para la preparación de propuestas ante emergencias en el Caribe, ahondó en la idea de que lo principal es establecer una infraestructura de telecomunicaciones y establecer una organización y una logística que permita de manera sostenida ayudar.

"Se trata de que adquiramos una sistematización y una consistencia" en la ayuda que actualmente no existe.

En ese sentido, anunció que el Programa Mundial de Alimentos, espera hoy desde Panamá un barco con material, como oficinas móviles y generadores, entre otros muchos bienes, que permita lograr esa ayuda continúa y seguida y no solo la provisional y aislada, de primera necesidad, que está ahora en marcha en Gran Bahama y las Islas ábaco.

"A partir de que se establezca esa logística, todo irá más fluido y se avanzará en la ayuda", dijo Chapman, quien recordó que las grandes organizaciones como la suya están canalizando ahora todo a través del ejecutivo local que es el que da el visto bueno a las operaciones.

Por otro lado, recordó a Efe que otro factor importante que ayudará a lograr esa fluidez en la ayuda es lograr despejar los puertos de ambos lugares para que puedan llegar grandes naves, así como solventar y despejar los aerodromos locales, derruidos y muchos, insalvables.

Chapman también subrayó el hecho de que pese a que el huracán Dorian abandonó el lunes Gran Bahama hacia Florida, no se pudo acceder a los lugares afectados hasta un día después debido a la inestabilidad meteorológica por lo que realmente los procesos de ayuda, rescate y análisis de la situación lleva "prácticamente" unos tres días en marcha.

"Insisto en que la clave de todo es establecer una cadena robusta de ayuda y que no se va a lograr de un día para otro. Hay que ir a la ayuda sistemática y eso está empezando a moverse", agregó Chapman, quien dijo que hoy llegarán a Nassau miles de comidas preparadas para entregar.

"Estamos viendo la luz al final del túnel para empezar esa ayuda continua", dijo Chapman quien puso de relieve.

Por otro lado, señaló a Efe que el aspecto humanitario ha de ser atajado también lo antes posible.

En este sentido indicó que "para cada persona que lo ha perdido todo ellos son una crisis humanitaria".

Una crisis a la que se une la desesperanza de muchos habitantes que aún no han recibido ayuda.

Por otro lado, la compañía Coca Cola en Puerto Rico envió este viernes a la capital de las Bahamas dos aviones privados con 4.000 libras (1.800 kilos) de ayuda consistente en artículos de primera necesidad que incluye generadores eléctricos, linternas, baterías y envases para almacenar gasolina, entre otros.

Esta es la primera ayuda que llega desde la isla, que sufrió el golpe del huracán María en 2017, a Bahamas tras el paso de Dorian.

Pese a la ayuda internacional, especialmente del Reino Unido, Estados Unidos y países vecinos, algunas partes de Islas Ábaco y Gran Bahama no han recibido visita de esa cooperación extranjera y la frustración podría hacer mella.