Temas Especiales

14 de Jul de 2020

América

Argentina reporta su primer caso de coronavirus

Las autoridades argentinas confirmaron este martes el primer caso de coronavirus en el país, un hombre que llegó el pasado domingo de un viaje por el norte de Italia y otros puntos de Europa

El ministro de Salud argentino, Ginés González García (c)
El ministro de Salud argentino, Ginés González García (c), el ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, Fernán González Bernaldo de Quirós (i),EFE

Las autoridades argentinas confirmaron este martes el primer caso de coronavirus en el país, un hombre que llegó el pasado domingo de un viaje por el norte de Italia y otros puntos de Europa.

El ministro de Salud argentino, Ginés González García, informó en una rueda de prensa que el hombre, de 43 años y nacionalidad argentina, se encuentra ingresado en una clínica privada de Buenos Aires.

"Tenemos un primer caso de coronavirus confirmado en nuestro país", dijo el ministro.

Se trata de un caso "importado", ya que el hombre llegó el pasado domingo de un viaje en el que recorrió varios puntos de Europa, principalmente el norte de Italia.

El paciente consultó de inmediato al presentar síntomas -fiebre alta, tos y dolor de garganta- y fue atendido en un centro de salud privado, donde fue aislado y se le tomaron muestras para confirmar la enfermedad.

"Está en buen estado clínico y está internado para cumplir las recomendaciones de la fase de contención, que es por el aislamiento. No tiene relevancia grave su cuadro clínico", señaló la secretaria de Acceso a la Salud de Argentina, Carla Vizzotti.

COMPAÑEROS DE VUELO

Argentina comenzó a aplicar controles especiales el pasado 25 de febrero a los pasajeros de vuelos procedentes de Italia, debido al brote de coronavirus en ese país, el mayor centro de circulación del virus en Europa con cerca de 2.000 afectados y 52 muertes.

El hombre contagiado viajó de regreso a Argentina en primera clase de un vuelo procedente de Italia.

Al ingresar a Argentina, rellenó un formulario con detalles de contacto y datos sobre su itinerario, información que las autoridades sanitarias están requiriendo a quienes proceden de Italia.

"Se está investigando a los contactos estrechos del vuelo, identificarlos, contactarlos y definir en función de dónde estén el seguimiento que se les va a hacer ante un contacto con un caso confirmado", indicó Vizzotti.

Por su parte, el ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, Fernán González Bernaldo de Quirós, detalló que el hombre contagiado declaró que vive solo y que no tuvo contactos estrechos con otras personas.

"El paciente relató con mucha claridad que desde que llegó a Buenos Aires no ha tenido contacto social. Vive solo y se presentó rápidamente, el mismo día que llegó a la ciudad, a media tarde, en el centro de salud. De tal modo que tenemos la tranquilidad de que la posibilidad de contactos locales es muy baja", señaló.

CONTENCIÓN DE LA ENFERMEDAD

Según aseguró González García, Argentina está "preparada" para reaccionar ante estos casos.

El denominado COVID-19, que comenzó en China, país con mayor número de infectados y fallecimientos, ha provocado ya cerca de 92.000 casos.

Hasta el momento se habían notificado al sistema nacional de vigilancia de la salud de Argentina algo más de cuarenta casos para su investigación.

"Entre ayer y hoy, por ejemplo, hubo seis casos que fueron a laboratorio, de los cuales solamente éste fue confirmado", precisó González García.

El ministro consideró que "hay una cuestión de la sociedad, que está un poco sobreactuada, en el sentido miedo".

"Entiendo que nadie esté tranquilo pero ésta es una enfermedad que en la mayoría de los casos no requiere internación, que vamos a luchar para que no se disemine. Vamos a tratar de que no se generalice", aseguró.

En Latinoamérica, hasta el momento, se han reportado también siete casos en Ecuador, cinco en México, dos en Brasil y uno en República Dominicana.

La Organización Mundial de la Salud declaró este martes que Latinoamérica debe aprovechar el hecho de que sea una de las regiones del mundo con un número muy limitado de casos de coronavirus para preparar una "estrategia de contención agresiva" que permita un control rápido si el virus se expande.