Temas Especiales

10 de Jul de 2020

América

Gilberto Rodríguez, ex capo del narcotráfico pide libertad anticipada en Estados Unidos por el COVID-19

Cumple una condena de 30 años de prisión en Carolina del Norte

Capo colombiano
Fotografía tomada en diciembre de 2004 en la que se registró al confeso nacotraficante colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela (i), capo del Cartel de Cali, al ser extraditado a Estados Unidos.EFE

El colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela, uno de los grandes capos del narcotráfico en los años 90, solicitó ser excarcelado de la prisión de Carolina del Norte, Estados Unidos, donde cumple una pena de 30 años alegando que no fue condenado a muerte y si sigue allí puede sucumbir al coronavirus.

David Markus, abogado de Rodríguez Orejuela, de 81 años, hizo esta semana esa solicitud al tribunal del distrito sur de Florida, según consta en el registro judicial.

Markus señaló que aunque por la respuesta de las autoridades a las solicitudes de libertad anticipada de su cliente se pueda llegar a pensar que la cárcel de Butner es el lugar más seguro de Carolina del Norte ante la pandemia, la realidad es que "las prisiones son literalmente el peor lugar".

"Los guardias y empleados siguen todavía entrando a la prisión y si algunos de ellos propaga el virus, lo que es inevitable, los presos enfermos, los vulnerables y los más mayores como Gilberto probablemente morirán", señala el abogado en su petición.

Markus acompaña la solicitud de datos sobre la expansión del coronavirus en Carolina del Norte, pronósticos de epidemiólogos y un comunicado de una organización de fiscales sobre los peligros del virus en los reclusos, entre otros documentos de apoyo.

"A los 81 años y con graves problemas de salud, Gilberto Rodriguez-Orejuela está en un riesgo muy alto (...) de contraer el virus", agrega.

Markus recuerda que Rodríguez Orejuela no fue condenado a muerte en 2006 sino a 30 años de prisión y reitera su petición de una libertad anticipada por "compasión" para el antiguo capo.

RODRÍGUEZ OREJUELA, DE 81 AÑOS, ALEGA PROBLEMAS DE SALUD

Gilberto Rodríguez Orejuela, que ha padecido dos cánceres, de colon y próstata, fue uno de los jefes y fundadores del Cartel de Cali, liderazgo que compartía con su hermano Miguel, en la mayor época de violencia por narcotráfico en Colombia, cuando Pablo Escobar (1949-1993) dirigía el Cartel de Medellín.

Markus ya había reclamado al juez Federico Moreno, del Distrito Sur de Florida, la libertad anticipada acogiéndose a una nueva ley federal de reducción de penas.

En febrero pasado, cuando presentó dicha solicitud, Markus declaró a Efe que el sistema actual "permite que los jueces sean compasivos y eso es lo que estamos pidiendo aquí".

En esa petición, a la que tuvo acceso Efe, se señalaba que "es muy posible que (Gilberto Rodríguez Orejuela) tenga una enfermedad terminal".

Subraya que el recluso ha sido sometido a cirugías y a quimioterapia y ha tenido dos ataques al corazón, el último de ellos en 2010, tras el cual le pusieron un marcapasos. Además, sufre depresión y ansiedad, entre otras dolencias, según el abogado.

En 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó la llamada "First Step Act" de reducción de penas, aprobada por el Congreso.

La idea es que Gilberto Rodríguez Orejuela viva con su esposa, Myriam Rodríguez, y su hija de 54 años, Alexandra Rodríguez, en Bogotá.

En Colombia, los hermanos Rodríguez Orejuela empezaron trabajando en oficios modestos, crearon una cadena de farmacias y formaron un conglomerado con bancos y equipos deportivos, al tiempo que adquirían poder en numerosos sectores del país y sobornaban a políticos.

Las autoridades colombianas capturaron o forzaron a entregarse en 1995 a los siete principales jefes del Cartel de Cali, entre ellos los dos hermanos.

Aunque los Rodríguez Orejuela cumplían condenas en Colombia, fueron extraditados a EE.UU., donde tribunales de Florida y Nueva York los acusaron del envío de más de 50 toneladas de cocaína hacia ese país y en 2006 los sentenciaron a cada uno a 30 años de prisión.