Temas Especiales

04 de Jul de 2020

América

América, el nuevo epicentro de la pandemia ¿Cuáles son los países más afectados?

Tras casi cuatro meses del primer caso en el continente, los contagios y fallecimientos no se detienen en la región. A pesar de eso algunos países llaman a relajar el confinamiento

Con 2,5 millones de casos y más de 143,700 fallecidos, la mayor parte de estos en Estados Unidos, se ha superado a otras regiones del mundo.EFE

El Covid-19, virus del cual se tuvo noticia a finales de diciembre en China, hoy ha contagiado a más de 5 millones de personas y superado los 300 mil fallecidos. Esta semana, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) lo confirmó: América es oficialmente el nuevo epicentro de la pandemia.

Con 2,5 millones de casos y más de 143,700 fallecidos, la mayor parte de estos en Estados Unidos, las cifras en el continente han superado con diferencia al resto de las regiones castigadas por el nuevo coronavirus.

Desde que el 20 de enero pasado se detectara el primer caso en territorio estadounidense, el virus fue apareciendo lentamente en las naciones americanas, estallando su expansión a mediados de marzo. Para ese momento, de manera creciente y acelerada. La región es hoy una preocupación para los organismos internacionales, tanto por el aumento de contagios como por las consecuencias que tenga el virus en el continente más desigual del mundo.

“En América del Sur hay preocupación particular por el número de casos reportados en Brasil, que ha sido el más alto desde que comenzó la pandemia, y en Perú y Chile hay una alta incidencia”, señaló este martes Carissa Etienne, directora de la OPS.

“No es el momento para relajar las restricciones”, subrayó la funcionaria. Pero, esto no ha sido obstáculo para que países como Panamá o Bolivia empiecen a levantar las restricciones pese a un repunte de casos.

El primer epicentro del brote fue la provincia china de Hubei a principios de enero. Luego con la explosión de casos en Europa, esta se convirtió en el segundo gran punto de contagios a mediados de marzo; le siguió Estados Unidos, como el tercer epicentro; y finalmente en mayo se le unió América Latina.

Uruguay, Cuba y Costa Rica son países que han logrado controlar el virus. En el lado opuesto, Brasil, Chile y Perú están entre las naciones que registran más casos positivos; siendo el panorama brasileño el más dramático de todos.

Como el segundo país más afectado del mundo y el primero en América Latina, Brasil logró superar a Rusia y el Reino Unido en sus cifras: 411,821 enfermos y 25,298 muertos. Tan solo esta semana los fallecimientos llegaron a un pico de 1,188 por día. Morgues y hospitales de ciudades están acercándose a su límite como en Sao Paulo; o literalmente desbordadas, como es el drama en Manaos.

El gigante suramericano enfrenta al mismo tiempo una crisis de liderazgo. Desde el inicio de la pandemia, el presidente Jair Bolsonaro públicamente ha cuestionado e incumplido las medidas de salubridad mínimas para contener el virus. Incluso ha alentado a sus seguidores a romperlas, chocando abiertamente con los gobiernos locales que sí están tomando medidas de cuarentena.

En Perú, el segundo más afectado de Latinoamérica, aunque las autoridades estimaban que el pico sería a finales de abril, ha pasado un mes y las cifras no bajan. El Gobierno por el momento ha mantenido las restricciones ante los 135,905 casos positivos.

Chile probó en un inicio con confinamientos flexibles, pero terminó ordenando restricciones más duras. Es el tercer país con más contagios y fallecidos: 82,289 y 841, respectivamente. A esto se suman protestas masivas en las calles por personas, las más vulnerables, que exigen ayudas de las autoridades.

En cuarto lugar está México (78,023 casos) y quinto Ecuador, países cuyos números están rodeados de polémica por la falta de transparencia y supuesto ocultamiento de información. Oficialmente se habla de 3,275 muertos, pero las autoridades incluyen 2,144 “muertes probables por Covid-19”, lo que suma 5,419 decesos.

Pero sin duda, al ver el escenario como continente, quien está a la cabeza es Estados Unidos. Este jueves, el país alcanzó los 100,000 muertos a causa del virus; es decir, más decesos que la bajas estadounidenses en las guerras de Corea o de Vietnam.

Una cifra récord para la nación que también registra la mayor cantidad de contagios en el mundo, más de 1,6 millones de personas.

Una situación particularmente complicada para el presidente Donald Trump, cuestionado por dar una respuesta tardía y escasa a la crisis; y que ahora podría ver comprometidas sus aspiraciones reeleccionistas en noviembre próximo ante la inminente caída del PIB y el aumento del desempleo en un 14%. Más tensiones sociales para un país ya polarizado políticamente.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (Ihme) de la Universidad de Washington estimó que para agosto los fallecidos puedan llegar a 131 mil.