Temas Especiales

27 de Sep de 2020

América

La Habana vuelve a cerrarse ante la covid-19

Desde la aparición en la isla del nuevo coronavirus hace casi cinco meses, Cuba acumula 2,888 enfermos y 88 decesos

Cubanos
La Habana es la provincia cubana más afectada por la covid-19.Archivo | La Estrella de Panamá

El Gobierno cubano decretó este sábado el cierre de La Habana, ante un repunte de los casos de contagios con el nuevo coronavirus en la capital del país.

Al intervenir en un programa en la televisión nacional, el gobernador de la ciudad, Reinaldo García, dijo que a partir del próximo lunes entrarán en vigor una serie de disposiciones que incluyen la suspensión del transporte público y el cierre de bares, restaurantes, cafeterías, parques, playas y piscinas.

Esas medidas entrarán en vigor en La Habana después de un rebrote de los contagios con promedio diario de una treintena de casos, cifras similares a las alcanzadas en abril último durante el pico de la pandemia.

"Hay que desterrar las actitudes irresponsables y negligentes de algunas personas, y actuar consciente y consecuentemente", dijo García en referencia a las fiestas y celebraciones religiosas, que han originado una decena de eventos de transmisión de la enfermedad.

El jefe del Gobierno capitalino anunció que retornará la desinfección de las calles en las zonas más golpeadas por la enfermedad y reaparecerá el sistema de mensajeros para asistir a 59,000 familias consideradas como vulnerables, que incluyen a ancianos, embarazadas y discapacitados.

García informó de la suspensión de los servicios en restaurantes, cafeterías y bares, tanto privados como estatales, los cuales únicamente podrán realizar entregas a domicilio o para llevar a casa.

Alrededor de La Habana se establecieron 14 puntos de control para limitar las entradas y salidas en autopistas y carreteras que comunican a la capital con otras provincias. También los ómnibus y taxis dejarán de circular a partir del lunes 10 de agosto, aunque el Gobierno local garantizará el traslado de trabajadores que realizan labores esenciales, como los profesionales de la salud.

Para los turistas con reservaciones fuera de La Habana se estableció la obligatoriedad de presentar los resultados de pruebas rápidos, realizadas 48 horas antes del viaje fuera de la ciudad.

Las agencias responsables de esas reservaciones realizarán tomas de temperatura a los viajeros, quienes además tendrán que presentar declaraciones juradas para confirmar que no provienen de localidades en riesgo o cuarentena.

Desde el punto de vista sanitario, para la aplicación de las medidas se catalogaron los municipios habaneros en territorios de muy alto, alto y mediano riesgo, aunque las regulaciones se enfocan teniendo en cuenta la calificación más compleja para todo los casos.

Además, se incrementan las pesquisas sanitarias de casos sospechosos, con la participación de trabajadores de la salud y de la comunidad.

A pesar del desfavorable escenario epidemiológico, las autoridades mantienen la intención de reiniciar el curso escolar como estaba previsto para septiembre venidero, por lo cual continuarán las labores de mantenimiento en los centros docentes y la preparación metodológica de los profesores.

El Ministerio de Salud Pública confirmó este sábado 59 casos nuevos de covid-19, la mayoría importados, la cifra más alta registrada desde el 1 de mayo. La Habana tiene 205 casos activos, mientras que la vecina provincia de Artemisa también tiene un número grande de enfermos, con 107, seguida de Villa Clara, en el centro, que reporta nueve.

Las 12 provincias restantes y el Municipio Especial de la Isla de la Juventud no reportan casos desde hace varias semanas.

Desde la aparición en la isla del nuevo coronavirus hace casi cinco meses, Cuba acumula 2,888 enfermos y 88 decesos.