Temas Especiales

16 de May de 2022

América

Íngrid Betancourt se lanza a la Presidencia de Colombia

La exsenadora secuestrada por las FARC, durante seis años, se presentará por la coalición de centro para derrocar al uribismo y a la izquierda radical

Íngrid Betancourt se lanza a la Presidencia de Colombia
Íngrid Betancourt vuelve a la lucha por la Presidencia como opción de centro.EFE

La política colombiana Íngrid Betancourt, que estuvo durante más de seis años secuestrada por las FARC, anunció este martes que participará en marzo próximo en la consulta de la Coalición Centro Esperanza para ser candidata presidencial por segunda vez.

Betancourt, de 60 años, dijo en una rueda de prensa en Bogotá que quiere ser presidenta para “romper las cadenas” que por décadas han mantenido a Colombia en la corrupción y la violencia.

“Quiero ser la presidenta de los colombianos para asegurarme de que la riqueza del país irá a los niños y a los jóvenes a los que la guerra les quitó lo que podían ser”, manifestó.

Después de meses de especulación sobre su futuro político, Betancourt dijo al anunciar su precandidatura que por décadas Colombia “solo ha tenido malas opciones, extrema derecha o extrema izquierda”, sin embargo, “ahora ha llegado el momento de tener una opción de centro”, que se materializa en la Coalición Centro Esperanza.

“Estoy aquí para terminar lo que empecé, con la convicción de que Colombia está lista para cambiar de rumbo, para cumplir su cita con la historia”, aseveró Betancourt.

Regreso a la política

El 23 de febrero de 2002, Betancourt, entonces candidata presidencial por el partido Verde Oxígeno, fue secuestrada por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando visitaba la antigua zona de distensión establecida para los diálogos de paz en San Vicente del Caguán, en el departamento del Caquetá (sur).

Su secuestro se prolongó por más de seis años, hasta que fue rescatada junto con otros 14 cautivos por las Fuerzas Armadas en la operación “Jaque”, el 2 de julio de 2008, tras lo cual Betancourt se alejó de la política y se estableció en Europa, de donde regresó esporádicamente al país.

En la declaración de hoy, hizo referencia a una agenda “apremiante” que incluye “acabar con el hambre y transformar el mundo, un mundo con visión de mujer”, por lo que indicó trabajará “desde este instante, sin descanso, para ser su presidenta (de Colombia)”.

También reclamó “los derechos de los 51 millones de colombianos que no encuentran justicia”, porque viven en un sistema organizado “para garantizar la impunidad”.

“Nos vamos a unir y transformar a Colombia desde adentro, desde nuestras entrañas, desde nuestras emociones, con nuestra fe puesta en Dios. Vamos a aprender de nuevo a ser ciudadanos libres”, prometió.

Lucha por todos los colombianos

La motivación que la impulsó a lanzarse nuevamente a la carrera presidencial, indicó, ha sido el dilema entre “seguir mirando las cosas desde la barrera o arremangarse la camisa y ponerse donde se pueda ayudar”, además de que la Coalición Centro Esperanza necesitaba la presencia de una mujer, consideró.

Betancourt se defendió de las acusaciones vertidas en su contra, de “buscar beneficios políticos”, y dijo que volvió para “reclamar una democracia real” y para “luchar” por su “familia extendida, que son todos los colombianos”.

“Mi historia es la historia de todos los colombianos, porque mientras nosotros estábamos encadenados, las familias de Colombia también estaban encadenadas por la violencia, la inseguridad, la corrupción”, lamentó.