Temas Especiales

19 de Oct de 2020

Mundo

Un referendo con nombre propio

CARACAS. Al cabo de una década en la presidencia de Venezuela, Hugo Chávez se someterá hoy a una nueva prueba en las urnas en busca de ...

CARACAS. Al cabo de una década en la presidencia de Venezuela, Hugo Chávez se someterá hoy a una nueva prueba en las urnas en busca de franquear la puerta para seguir “al menos durante 10 años más”.

Si triunfa, como indican las proyecciones de varias encuestas y el despliegue de una maquinaria electoral muy superior a la de sus opositores, el rumbo izquierdista que ha impreso a su gobierno se verá fortalecido. Si fracasa, una posibilidad no descartada por los analistas, debería recoger velas y comenzar a buscar un heredero político para los comicios de 2012.

ELECTORES

Unos 16.8 millones de electores están convocados a decidir si aprueban o no la propuesta de enmienda a la Constitución, en vigor desde 1999 y que el propio Chávez impulsó, que elimina los límites temporales a la reelección, de forma que el presidente, parlamentarios, gobernadores y alcaldes puedan presentarse como candidatos cuantas veces lo deseen.

“Estoy listo para gobernar con ustedes estos cuatro años (que restan a su mandato sexenal en curso) y los seis subsiguientes hasta 2019”, dijo Chávez el jueves ante decenas de miles de partidarios en el mitin de cierre de su campaña política en Caracas.

ACATARÁ RESULTADO

“El domingo se decidirá mi destino político y yo aguardaré, firme como soldado, lo que ustedes manden”, clamó.Empeñado en reformular como socialista la “revolución bolivariana” que lidera, Chávez planteó en 2007 una amplia reforma a la Constitución, con reelección presidencial incluida. Trató entonces, sin éxito, de aprovechar el triunfo en los comicios de diciembre de 2006, cuando 7.3 millones de votantes lo eligieron para otro periodo de gobierno, frente a sólo 4.3 millones de adhesiones recogidas por su principal competidor, Manuel Rosales.

LA CAMPAÑA

La larga campaña por ese referendo, su atención centrada en temas internacionales y sobre todo el hecho de haber dejado sin señal abierta al crítico canal de televisión RCTV, lo cual hizo surgir un vigoroso movimiento estudiantil de protesta, se tradujeron en la abstención de tres millones de sus seguidores y en el consecuente rechazo de la reforma por 51 por ciento de los sufragios.

Por eso, apenas conocidos los resultados de los comicios regionales de noviembre de 2008, en los que sus partidarios sumaron 53 por ciento de adhesiones, Chávez tomó el atajo de la Asamblea Nacional, donde cuenta con 155 de los 167 diputados que conforman el cuerpo, para enmendar sólo el capítulo referido a la reelección de los cargos designados por las urnas.

LA PROPUESTA

En dos jornadas de discusión este parlamento unicameral aprobó la propuesta y el Consejo Nacional Electoral, un poder autónomo con mayoría de simpatizantes del oficialismo, decidió el mismo día que recibió el texto convocar el referendo para el 15 de febrero, con lo cual sólo había apenas cuatro semanas de campaña.

“El rechazo a la reelección indefinida tenía a fines de 2008 una ventaja de 20 puntos porcentuales sobre su aceptación, pero se ha reducido a sólo cinco en nuestras mediciones", dijo a IPS Oscar Schémel, director de la encuestadora Hinterlaces. "Esa pequeña ventaja pareció estabilizarse este febrero y el No tiene posibilidades", agregó el experto.

Otras encuestadoras como Datanálisis, que la oposición usa como guía, había registrado en diciembre una intención de voto mayoritaria a favor del No a la enmienda, pero en su última medición de fines de enero admitió que el Sí ganaba en una proporción de 52 a 48 por ciento de los entrevistados.

MOVILIZACIÓN

Se aprecia la movilización del aparato estatal, las 46 cadenas de radio y televisión que ha realizado el presidente en dos meses, la búsqueda de sus partidarios casa por casa y la siembra de temor en los venezolanos, voceando que si Chávez pierde sobrevendrá el caos”, dijo a IPS Luis Vicente León, director de Datanálisis.

En respuesta a León, la dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Vanessa Davies, comentó a periodistas que habían ido sí "casa por casa, pero para recibir un respaldo entusiasta". “Mucha gente nos dice tenemos estos o aquellos problemas, pero cuenten con nuestro voto por el Sí”, añadió. Chávez y su comando lanzaron la campaña como una guerra rápida, que no dio tiempo a la oposición a organizarse.