Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Mundo

Polonia entre el dolor y el desconcierto

SMOLENSK, RUSIA. El presidente de Polonia, Lech Kaczynski, su esposa, el gobernador del banco central y el jefe del Ejército del país es...

SMOLENSK, RUSIA. El presidente de Polonia, Lech Kaczynski, su esposa, el gobernador del banco central y el jefe del Ejército del país estaban entre las 96 personas que murieron ayer cuando el avión Tupolev Tu-154 en el que viajaban se estrelló cerca del aeropuerto Smolensk en medio de una densa neblina al oeste de Rusia.

La muerte de Kaczynski, que junto con su hermano gemelo era una fuerza dominante en Polonia, provoca una aguda incertidumbre política. Debían celebrarse elecciones presidenciales en octubre, pero ahora tendrán que desarrollarse en menos de dos meses, según la Constitución.

Un error del piloto era la posible causa del accidente, dijo Andrei Yevseyenkov, portavoz del Gobierno local ruso. Funcionarios locales dieron que la nave había tocado copas de árboles mientras intentaba aterrizar.

“Las consecuencias políticas serán a largo plazo y posiblemente cambiarán por completo el futuro panorama político de Polonia”, dijo Jacek Wasilewski, profesor de la Escuela Superior de Sicología Social de Varsovia.

Kaczynski, de 60 años, fue aliado del líder anticomunista y fundador del sindicato Solidaridad Lech Walesa y confundador del partido derechista Ley y Justicia junto a su hermano.

EL NUEVO PRESIDENTE

El presidente de la Cámara baja del Parlamento, Bronislaw Komorowski, fue designado presidente interino, como lo estipula la Constitución. Komorowski además es el candidato presidencial de Tusk en el partido de centro Plataforma Cívica (PO, por su sigla original).

El Ministerio de Emergencias de Rusia indicó que 96 personas estaban a bordo del avión del Gobierno, incluyendo 88 miembros de una delegación polaca que se dirigían a la conmemoración del 70 aniversario de la masacre de la ciudad de Katyn, en la que oficiales e intelectuales polacos fueron asesinados por tropas soviéticas en 1940.

Reportes previos indicaron que había 132 personas a bordo. El gobernador regional de Smolensk, Sergei Antufyev, y la agencia estatal de noticias de Polonia PAP dijeron que no hubo sobrevivientes.

Un funcionario de la misión de control rusa que estuvo presente durante las conversaciones con el piloto dijo a Reuters que el hombre ignoró las recomendaciones.

“Al piloto se le aconsejó que volara a Moscú o a Minsk debido a la espesa neblina, pero de todas formas decidió aterrizar. Nadie debería aterrizar con esa neblina”, sostuvo, bajo condición de que no nombre no fuera revelado. En Varsovia las personas comenzaron a reunirse afuera del palacio presidencial para dejar flores y velas.

Familiares de quienes murieron en Katyn también viajaban a bordo del avión, dijo un funcionario del Gobierno.

LA NOTICIA

La noticia generó una profunda conmoción en Polonia. El primer ministro Donald Tusk rompió a llorar y convocó una sesión extraordinaria de su gabinete, que tendrá lugar en las próximas horas, según el portavoz Pawel Gras.

El ex presidente polaco Lech Walesa —quien conocía a Kaczynski desde los tiempos soviéticos en el Sindicato Solidaridad— sostuvo que la tragedia mató a “la élite de la nación”.