Temas Especiales

14 de May de 2021

Mundo

Rebeldes retroceden en el este de Libia

LIBIA. Los rebeldes libios retrocedieron nuevamente ayer, domingo, hacia el este de Ajdabiya ante disparos de artillería pesada de las f...

LIBIA. Los rebeldes libios retrocedieron nuevamente ayer, domingo, hacia el este de Ajdabiya ante disparos de artillería pesada de las fuerzas de Muamar Gaddafi, pero seguían resistiendo a intensos bombardeos iniciados hace semanas en Misrata. En total, los combates en ambos frentes causaron la muerte de por lo menos 14 personas y unos 50 heridos.

Las fuerzas gubernamentales dispararon ayer, domingo, con artillería pesada contra la entrada oeste de Ajdabiya (este de Libia), luego de que los rebeldes las habían hecho retroceder la víspera unos 40 kilómetros, constató la AFP.

Esos disparos de artillería parecían indicar que las fuerzas de Gaddafi habían vuelto a por lo menos 20 km de la ciudad, lo que llevó a cientos de rebeldes y habitantes que habían permanecido en la ciudad a huir. Bloqueadas durante largo tiempo alrededor de Ajdabiya, las tropas insurgentes habían progresado el sábado hacia el puerto petrolero de Brega, situado 80 km al oeste, gracias a los bombardeos aéreos de la OTAN.

‘Las tropas de Gadafi bombardean la puerta oeste desde ayer. Se oye el ruido de los cañones. Se están acercando. Por eso la gente que queda se está yendo’, declaró a la AFP Omar Salim Mufta, un habitante de la ciudad de 27 años de edad.

No obstante, la ubicación exacta de las tropas de Gaddafi era difícil de determinar. Para un rebelde de 24 años, Kemal Abdel Mohamed Abdel, ‘están a alrededor de 20 kilómetros’ de Ajdabiya, pero para Milud Ghait, de 48 años de edad, quien lamentó que la OTAN no interviniera contra ellas, las fuerzas gubernamentales están ‘en la salida oeste’ de la ciudad.

El sábado, los disparos de cohetes de las fuerzas gubernamentales a medio camino entre Ajdabiya y Brega causaron ocho muertos y 27 heridos, según el último balance dado el domingo a la AFP por fuentes del hospital de Ajdabiya.

En el oeste del país, en Misrata, los combates se reanudaron con vigor al mediodía. Según un fotógrafo de la AFP, los lealistas estarían cada vez más aislados.

Los insurgentes aseguran haber conquistado posiciones de las fuerzas pro Gadafi durante la noche. En el hospital de la ciudad, los médicos dijeron que ayer recibieron a muchos más heridos. ‘La situación se complica. Hay muchas heridas de bala en la cabeza’, indicó un médico que se presentó bajo el pseudónimo de Mohamad al Misrati, dando a entender que el régimen ha enviado a tiradores mejor entrenados.

Los rebeldes de Misrata, mejor organizados que en otras partes del país, habían destruido el sábado cuatro tanques disimulados en casas para evitar bombardeos de la OTAN.

En varios barrios de la ciudad se veían restos de bombas racimo, constató la AFP.

Acusado por defensores de los derechos humanos de usar este tipo de arma, el régimen libio lo había desmentido.

Más al oeste aún, habitantes de Nalut, cerca de la frontera tunecina, acudieron a la ciudad de Zenten para buscar refuerzos. Según ellos hubo intensos combates en la zona, en un momento en que las fuerzas pro Gadafi intentan bloquear completamente la frontera, oficialmente cerrada aunque porosa en ciertos puntos.

En una entrevista publicada el domingo por el diario Le Parisien, el ministro de Defensa francés, Gerard Longuet, estimó que ‘hay un cierto riesgo de que la guerra pueda durar, ya que Gadafi y Libia no son completamente previsibles’.