Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Mundo

Ignominia Mundial

Dios nunca estableció que el hombre sometiera o dominara al hombre.Tampoco que, a sabiendas, se exterminen las especies que El creó para...

Dios nunca estableció que el hombre sometiera o dominara al hombre.Tampoco que, a sabiendas, se exterminen las especies que El creó para el disfrute de TODA la humanidad. Un mínimo de decencia evitara cualquier forma de explotación o actuación que destruya la vida.

Un actor, ex -presidente estadounidense, dijo que ‘los gobiernos no son la solución’ y entonces ¿quiénes asumen la responsabilidad de soluciones cuando se comprometen a administrar los bienes del pueblo (Estado)? Al analizar la problemática entre países y lo que padecen las mayorías de pobres en el mundo, encontramos tanta ignominia, falsedades y abusos (cuyo fin común y esencial es el enriquecimiento) comprobamos ser victimas de un sistema totalmente inhumano y corrupto que solo justifican pequeños grupos con mucho poder. Muchos gobernantes de países se disfrazan de seres humanos y, con extremo cinismo, amparados en mamotretos y un andamiaje dirigido por una rosca de beneficiarios, hacen lo que les da la gana. El sistema occidental es tan cruel que investiga en los bancos de datos genéticos para contratar personal. Si usted es probable candidato genético a determinada enfermedad, NO lo contratan. En este sistema la educación y la salud SON un negocio. Los estudiantes y millones de padres quedan hipotecados, sometidos a un mercado laboral infame.

Los pobres no pueden acceder a sistemas de salud actualizados y de calidad. Las fabricas (familia) de seres humanos están desmejoradas por una alta desnutrición, mientras las fabricas de medicamentos se valen de información ‘confidencial’ para patentar, uno a uno, productos para aliviar, cuando, en uno solo, se podría lograr la cura total. Además, se valen de conceptos favorables, de profesionales pagados, para ciertos medicamentos y así aumentar ventas y utilidades.

Algunos investigadores hasta quieren patentar descubrimientos que le son propios y naturales al ser humano. Si el sistema occidental es capaz de negociar con la vida, estamos claros en que cualquier otra forma para lograr enriquecimiento – invasiones, sabotajes, venta de armas, masacres, destrucción de países- son negocios válidos. En mis exposiciones y análisis NO hay pagos, ni invenciones o percepción, son hechos reales que cada día deben ser analizados para acercarse a la unidad, a una integración de los empobrecidos que sirva de frente común para crecer internamente y, a la vez, defender sus derechos contra el intervencionismo foráneo y sus imposiciones colonialistas y de dominación.

Quienes insisten en querer resolver conflictos por medio de las armas y no por el diálogo, la equidad y la justicia, solo buscan enriquecer más sus haberes y sus clanes.

MUNDO EN MARCHA