Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Mundo

Alarmante emigración ydesempleo

Durante los últimos años han venido acentuándose las emigraciones y los altos niveles de desempleo, tanto juvenil como en edades maduras...

Durante los últimos años han venido acentuándose las emigraciones y los altos niveles de desempleo, tanto juvenil como en edades maduras y, peor, en la llamada tercera edad que, igualmente, es altamente productiva por la acumulación de conocimientos y experiencia.

Una de las grandes fallas del capitalismo es la de utilizar al ser humano como bien intermedio, y desechable. Esto no solo constituye una aberración sino un crimen. Se dan supuestas defensas a los niños por el trabajo infantil, pero, conscientemente, los incorporan en labores que degradan totalmente sus vidas. Las explotaciones mineras en África y el turismo sexual en África, Asia y América, son exponentes dramáticos que demuestran la deshumanización que se vive en una sociedad capitalista.

Organismos internacionales han aceptado que ha aumentado el desempleo en Indoamérica y Europa, se ha duplicado, incluso en la población joven, a la que se le exige altos niveles académicos pagándoles salarios de hambre. Igualmente, estos organismos han reconocido que ‘500 millones de personas vienen emigrando de sus países (la suma es mucho mayor)’, buscando las oportunidades de subsistencia que les vienen negando este sistema criminal. Sus raíces son imperialistas que países europeos lo siguieron persistiendo en algunos de ellos y en su principal ex colonia americana.

Las apropiaciones de territorios y sus riquezas continúan como cuando conquistaban y colonizaban, violando los más elementales derechos humanos que, hipócritamente, dicen defender. Las ‘ayudas’ no son necesarias, solo equidad y solidaridad y la devolución de lo que se llevaron indebidamente a sangre y fuego. Las potencias colonizadoras europeas han cometido fechorías incalificables contra africanos, asiáticos y americanos (del continente americano). Ahora no solo deportan con crueldad a nativos de estos países víctimas de sus atropellos sino que originarios de esos países europeos vienen a sus ex colonias a arrebatarles empleos, continúan saqueando e imponiendo su ley por la fuerza de las armas, cuando no por medio de sus transnacionales.

Dividen a los países en desarrollo; se han blindado con organismos que dominan totalmente como la ONU, el Consejo de In – Seguridad, la OEA, desfasados totalmente, o como la OMC, la Alianza Pacífico y los TLC, así como han creado organismos para sabotaje y silenciamiento de líderes. Han montado sistemas de espionaje de los más corruptos y salvajes que les permite irse hasta contra familiares de quienes se les oponen. La humanidad sigue transitando un camino de grandes malignidades, de allí los pronunciamientos del papa Francisco contra las injusticias sociales llamando a jóvenes y ‘viejos’ a concurrir en unidad a reclamar sus derechos.

COLUMNISTA