Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Mundo

Iglesia ante panorama sombrío

La pugna interna del bipartidismo anacrónico estadounidense viene propiciando que se acentúe la crisis económico-financiera de los últim...

La pugna interna del bipartidismo anacrónico estadounidense viene propiciando que se acentúe la crisis económico-financiera de los últimos tiempos. En este caso sobre si se aumenta el ‘techo’ de la deuda para ese país, lo que está arrastrando y perjudicando más a los países emergentes, víctimas inocentes, que, además, vienen cumpliendo con su pesada carga dentro del sistema global.

Se trata de la continuación de un juego político-económico aberrante que tiene al mundo sufriendo la realidad de una crónica de muerte anunciada que han venido tratando de ocultar. La FED y el BCE continúan con el negocio de fabricar sus monedas y se juega con las tasas de interés… y que siga la fiesta, para eso existen millones de seres humanos que pagarán las cuentas, no solo con limitaciones y lágrimas, sino con sus vidas.

A los jóvenes se les exige más con menos oportunidades y menos paga, y a los viejos, reduciéndoles las pensiones y las atenciones de salud (a ambos grupos) para que se mueran más rápido. Así, los grupos de privilegiados (personas y países) tendrán más beneficios y los gobiernos justificarán la ‘austeridad’, al fin, la fábrica de humanos siempre está disponible, así como las riquezas de la madre tierra.

La mayoría de gobernantes y encargados de organismos internacionales y entes financieros dicen creer en Dios, y muchos, ser cristianos que hasta se arrodillan y reciben la comunión… ¡Cuánto cinismo y cuánto vacío en sus conciencias y corazones! Contundente respuesta está dando el papa Francisco con el ordenamiento, reformas y vivencia que necesitaba la Iglesia que vuelve a ser el faro de luz que dejó Cristo, integrando en su equipo cercano de trabajo a representantes de la Iglesia de todos los Continentes, para una consulta y un diálogo permanente que conduzca a decisiones acertadas. Ese ejemplo debe imperar en todos los gobiernos, países y organismos internacionales y no continuar con privilegios en organismos, políticas y medidas que prevalecen en un sistema occidental desfasado, injusto y criminal.

Del seno de la ONU debe surgir un necesario cambio que haga efectivo el cumplimiento de sus Resoluciones; retirar e imponer sanciones a miembros del Consejo Permanente de Seguridad que ponen en peligro la paz o aprueben guerras, e incorporar miembros del resto mayoritario del mundo que vienen siendo ignorados. No continuar sirviendo a intereses geopolíticos y económicos que nos llevan a un desastre final con muestras suficientes. No hay espacio para el engaño y la conspiración.

MUNDO EN MARCHA