Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Mundo

El hombre que quería fijar las fronteras de Israel

JERUSALÉN. El ex primer ministro israelí Ariel Sharon, agonizante tras ocho años en coma, fue el inspirador de un gran proyecto, fijar l...

JERUSALÉN. El ex primer ministro israelí Ariel Sharon, agonizante tras ocho años en coma, fue el inspirador de un gran proyecto, fijar las fronteras de Israel, que hubiera podido cambiar el rumbo del conflicto israelo-palestino si el destino le hubiera dado tiempo.

Convertido en un vegetal a raíz de un ataque cerebral el 4 de enero de 2006, el estado de salud del exdirigente de la derecha se ha deteriorado bruscamente a consecuencia de una intervención quirúrgica.

El hospital de Tel Hashomer, cerca de Tel-Aviv, anunció ayer que varios órganos vitales han empezado a fallar.

LA VIDA DEL ‘BULLDOZER’

Nacido el 27 de febrero de 1928 en la Palestina bajo mandato británico, fue la mano derecha del fundador histórico de la derecha nacionalista israelí, Menahem Begin, que accedió al poder en 1977, para revolucionar el panorama político.

Fue uno de los generales más famosos del estado judío, era conocido por sus tácticas audaces y ocasionales negativas a obedecer órdenes. Como político llegó a ser apodado ‘la topadora’ y como militar se le nombró ‘El Bulldozer’, fue un hombre que despreciaba a sus críticos y al mismo tiempo era capaz de cumplir con los más difíciles objetivos militares.

Prueba de ello es el debilitamiento de la resistencia palestina en 1969, gracias a los operativos comandos ideados por Sharon.

Durante la guerra de octubre de 1973, volvió a demostrar sus capacidades militares al atravesar el canal de Suez y rodear al ejército egipcio con una audaciosa maniobra.

Pero también fue criticado, cuando era ministro de Defensa e Israel se enfrascó en 1982 en una interminable y desastrosa invasión del Líbano.

A su vez una investigación oficial lo declaró culpable de no haber previsto ni impedido las masacres perpetradas en los campos de refugiados de Sabra y Chatila en septiembre de 1982 por una milicia cristiana aliada a Israel. Tuvo que dimitir

Pero este hombre con reputación de halcón puso en entredicho su sueño del Gran Israel al ordenar la evacuación de la franja de Gaza, en 2005, tras 38 años de ocupación.

Nadie hasta entonces se había atrevido a tocar la política de la colonización para desmantelar asentamientos.

Quien había sido el paladín de la colonización, llegó a la conclusión de que Israel tenía que renunciar a mantener todos los territorios conquistados en la guerra de 1967 si quería seguir siendo un Estado judío y democrático.

Con la retirada de Gaza, le llovieron los elogios, a quien fue un jefe de guerra implacable.

Sharon, un personaje impetuoso y tenaz, con un físico imponente y un humor mordaz, poco cuidadoso con la financiación de sus campañas electorales, dio un portazo en noviembre de 2005 al Likud, partido de derecha, para crear el partido centrista Kadima, mientras proyectaba otras retiradas de Cisjordania.

‘El Bulldozer’ nació en una familia originaria de Bielorrusia, Ariel Sharon mostró durante su dilatada carrera en el ejército, que inició a los 17 años y donde fue herido en dos ocasiones, un gusto por los métodos expeditivos.

Al frente de la unidad 101 de los comandos y después de las unidades de paracaidistas, lanzó operativos de castigo, el más sangriento se saldó en 1953 con la muerte de cerca de sesenta civiles en la localidad palestina de Kibia.

El 28 de septiembre de 2000, su visita a la explanada de las Mezquitas en Jerusalén este, tercer lugar santo del islam, avivó la indignación, fue así que al día siguiente estalló la segunda Intifada.

Pero Sharon, según sus palabras, sólo vio en ello una batallita de una guerra de 100 años contra el sionismo e Israel.

Con la promesa de aplastar la revuelta palestina, fue elegido triunfalmente primer ministro el 6 de febrero de 2001 y reelegido en loor de multitudes el 28 de enero de 2003.

Algunas decisiones del líder habían suscitaron el odio de los palestinos, el oprobio de la comunidad internacional y vivas críticas en Israel.

Después de un ataque cerebral, el antiguo hombre fuerte de Israel ha ido cayendo poco a poco en el olvido, atado a su cama de hospital y velado por su familia. Sharon, de 85 años, quedó en coma debido a una devastadora apoplejía que lo incapacitó cuando se encontraba en la cúspide del poder político.