Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Mundo

Egipcios votan nueva constitución

EL CAIRO. Los egipcios comenzaron ayer a acudir a las urnas para votar el proyecto de la nueva Constitución, considerado ampliamente com...

EL CAIRO. Los egipcios comenzaron ayer a acudir a las urnas para votar el proyecto de la nueva Constitución, considerado ampliamente como un hito del proceso de transición política desde el derrocamiento del islamista Mohamed Morsi el pasado mes de julio.

Las mujeres y los ancianos estuvieron muy representados en casi todas las filas para votar en El Cairo. El ambiente fue generalmente optimista, hostil hacia la Hermandad Musulmana y con la esperanza de que la nueva constitución traiga mejores días. Centenares de miles de volantes y carteles de todo tipo pidieron a los egipcios que voten ‘sí’. Los carteles y la publicidad a favor del ‘no’ terminaron en detenciones.

Por otro lado, el referéndum tiene el valor de un plebiscito para el comandante máximo del ejército, Abdel Fattah Al Sisi, quien en julio destituyó a Morsi. Al Sisi, vice primer ministro, ministro de Defensa, comandante en jefe del ejército y, sobre todo, el hombre fuerte del país más poblado del mundo árabe, había declarado tres días antes del escrutinio que se presentaría a las elecciones presidenciales previstas para 2014 si ‘el pueblo lo reclamaba’ y si las fuerzas armadas apoyaban su candidatura.

Para justificar su golpe de fuerza del pasado 3 de julio, el general Al Sisi recordó los millones de manifestantes que reclamaron el 30 de junio la dimisión de Mursi, al que acusaban de querer islamizar la sociedad a marcha forzada y de no haber conseguido enderezar una economía al borde de la bancarrota.

ENFRENTAMIENTOS

Cuatro civiles murieron ayer por disparos de supuestos seguidores de los Hermanos Musulmanes que se habían apostado en las azoteas de edificios de la ciudad de Sohag, en el sur de Egipto, informó el Ministerio egipcio del Interior. En un comunicado, las autoridades señalaron que otros siete civiles y dos miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos por los disparos, registrados en una céntrica calle de esa localidad en el momento en que algunos viandantes se dirigían a colegios electorales.

La policía detuvo a 17 supuestos atacantes, de los cuales cuatro portaban fusiles automáticos, y restableció la se guridad en la zona. En otro suceso en la provincia de Sohag, quince personas fueron detenidas por supuestamente quemar neumáticos en las carreteras que llevan a los centros de votación. El Ministerio de Interior también confirmó la muerte de un partidario de los Hermanos Musulmanes en enfrentamientos entre islamistas y detractores de la cofradía en la localidad de Naser, en la provincia de Beni Suef, en el sur de la capital.

Por tanto, en los días anteriores a la votación, Egipto pareció más un país encaminado a una guerra que uno preparándose para una presunta transición a la democracia. El gobierno y los medios de comunicación, mayoritariamente a favor de los militares, habían considerado la votación como clave para la seguridad y estabilidad.