Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Mundo

España expulsa a Marruecos a un condenado por el 11M

La Audiencia Nacional condenó a 18 personas por los atentados de Atocha

España expulsa a Marruecos a un condenado por el 11M
España expulsó a Marruecos a Rafa Zouhier tras haber cumplido su condena a 10 años de cárcel .

España expulsó a Marruecos a Rafa Zouhier tras haber cumplido su condena a 10 años de cárcel por servir de intermediario en la obtención de los explosivos utilizados en los atentados del 11M en Madrid en los que murieron 191 personas, anunció el gobierno.

La Audiencia Nacional condenó en 2007 a Rafa Zouhier, de 34 años, a 10 años de cárcel por colaborar con la célula islamista que cometió el 11 de marzo de 2004 el mayor ataque terrorista del país.La justicia concluyó que Zouhier sirvió de intermediario entre el ex minero que facilitó los explosivos utilizados en los atentados y el líder de la célula que cometió los ataques.

Aunque Zouhier, antiguo confidente de la policía, no fue condenado hasta 2007, permanecía encarcelado desde el 19 de marzo de 2004.La policía español lo escoltó hasta Tanger, en el norte de Marruecos, inmediatamente tras su liberación a primera hora del domingo desde la cárcel Puerto de Santamaría de Cádiz, en el sur de España, según explicó un portavoz del ministerio del Interior.

Zouhier, un experto en artes marciales originario de Casablanca, fue expulsado a Marruecos de acuerdo con la legislación española, que prevé expulsiones en caso de condenas por crímenes graves, añadió el portavoz.Durante su juicio, Zouhier se declaró "super inocente" y fue expulsado de la sala varias veces, una de ellas por darle un codazo a otro acusado.

La Audiencia Nacional condenó a 18 personas por los atentados de Atocha, que mataron a 191 personas y dejaron heridas a unas 2.000.

El ataque coordinado en cuatro trenes de cercanía fue reivindicado por un grupo que dijo actuar en nombre de Al Qaida en respuesta al papel desempeñado por España en la invasión liderada por Estados Unidos de Irak.Los siete principales sospechosos se dieron la muerte el 3 de abril de 2004 al hacer estallar el apartamento en el que se encontraban en las afueras de Madrid. También murió un policía.