Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Mundo

Víspera de las elecciones empañada por ataques

A pesar de los esfuerzos del régimen de Bachar al Asad , los atentados causaron ayer la muerte de al menos una decena de sirios

Víspera de las elecciones empañada por ataques
Opositores a Bachar al Asad consideran que las elecciones afectarán negativamente el proceso de paz.

Todo está preparado en Siria para celebrar elecciones presidenciales hoy, bajo medidas de seguridad extremas, que no impidieron que ayer se produjeran ataques con más de una decena de muertos en zonas en poder del régimen.

El Gobierno ha reforzado las seguridad para mantener el orden durante las comicios y ha aumentado los puestos de control para evitar actos de sabotaje y la infiltración de ‘terroristas’ en Damasco y otras regiones centrales.

La campaña electoral acabó oficialmente ayer a las 07:00, hora local (04:00 GMT), de acuerdo con el artículo 58 de la ley que regula los comicios.

El presidente sirio, Bachar Al Asad, en el poder desde 2000, se ha postulado para acceder a un tercer mandato junto al diputado de la oposición tolerada Maher Abdel Hafez Hayar y el exministro Hasan Abdalá al Nuri, en los que serán los primeros comicios con más de un candidato en casi medio siglo.

Al Asad, avalado por los últimos avances del ejército sobre el terreno, se encamina en estas elecciones a alcanzar un nuevo mandato de siete años.

Pese a que las fuerzas armadas han reforzado las medidas en las áreas bajo su control, esto no ha impedido que al menos diez civiles fallecieran ayer y varios resultaron heridos en un atentado en el pueblo de Al Haraqui, de mayoría alauí, secta a la que pertenece Al Asad, en el este de la provincia central de Homs.

Una fuente del Ministerio sirio del Interior, citada por la televisión oficial, acusó a ‘terroristas’ de haber cometido este ataque, ejecutado con un ‘tractor-bomba’.

Paralelamente en Alepo, la mayor ciudad del norte del país, al menos cuatro personas perdieron la vida y otras veinte resultaron heridas por el impacto de cohetes contra el distrito de Al Hamdaniya, controlado por el régimen, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En los últimos dos días, al menos cincuenta personas han muerto en Alepo por el disparo de proyectiles contra barrios en manos de las autoridades. Las elecciones se desarrollarán únicamente en las zonas que están en poder del Gobierno en todas las provincias, menos en Al Raqa (norte), bajo control del grupo radical Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL).

Unos 16 millones de los 23.6 millones de sirios están llamados a concurrir a las urnas en los 9,601 centros de votación dispuestos por las autoridades, de los que 1,563 están en la capital. Está programado que el Ministerio del Interior anuncie los resultados de las elecciones el próximo miércoles en una rueda de prensa.

Ayer estaba prevista la llegada de varias delegaciones de Venezuela, Bolivia, Uganda, Zimbabue, Irán, Filipinas y Tayikistán, invitadas por el régimen sirio para seguir los comicios.

Un equipo de parlamentarios rusos se encuentra ya en la capital siria para actuar como observadores electorales. Estas delegaciones vienen de Teherán, donde tomaron parte ayer en una reunión de países ‘Amigos de Siria’, como réplica de otro grupo de estados con el mismo nombre, integrado por las potencias occidentales y algunos países árabes, que respalda a la oposición siria.

Según la Comisión Electoral, el 95% de los expatriados registrados sufragaron el miércoles pasado en las embajadas. Los comicios se celebran mientras el país se adentra ya en el cuarto año de un conflicto, que ha causado más de 162,000 muertos, 2.5 millones de refugiados y 6 millones de desplazados dentro del territorio sirio.