Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Mundo

Felipe VI, el candidato perfecto para ser monarca español

El reinado de Juan Carlos de Borbón se vio empañado en los últimos años por continuos escándalos

Felipe VI, el candidato perfecto para ser monarca español
.

Después de la abdicación del rey Don Juan Carlos el pasado lunes, el futuro monarca, Felipe VI, que asumirá el reinado el 18 de junio, pronunció ayer un emotivo discurso en el que abogó por ‘una comunidad social y política unida’.

‘Permitidme que respete el procedimiento parlamentario iniciado, y me limite a reiterar mi empeño y convicción de dedicar todas mis fuerzas, con esperanza e ilusión, a la apasionante tarea de seguir sirviendo a los españoles, a nuestra querida España; una nación, una comunidad social y política unida y diversa que hunde sus raíces en una historia milenaria’, declaró el príncipe, acompañado de su esposa, la princesa Letizia y futura reina, en una ceremonia de entrega del Premio Príncipe de Viana en Navarra (Norte).

El que será coronado como Felipe VI afirmó que ‘pese a las dificultades por las que está atravesando España, el país ha logrado avanzar hacia escenarios mejores’. Tras pronunciar este discurso Felipe se emocionó y muestra de ello fueron sus ojos humedecidos, según reportaron los medios locales.

UN HEREDERO PREPARADO

En noviembre de 1975, Juan Carlos I asumía la jefatura del Estado, tras la muerte del dictador Francisco Franco, abriendo así el camino hacia la transición democrática.

En 1977, el tercer hijo del rey y de la reina Sofía, Felipe VI, de 46 años, se convirtió en heredero de la corona por decreto real. Ese mismo año, recibió el título de Príncipe de Asturias. Actualmente, preside la fundación de los prestigiosos premios bajo el mismo nombre, que se entregan en España desde 1981, año en el que presidió su primer discurso oficial.

Felipe VI tuvo una amplia formación militar y desde 2009 es teniente coronel de los Ejércitos de tierra y aire, además de capitán de fragata.

El futuro monarca es, además, licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y estudió un máster de Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown, Washington, la más prestigiosa a nivel mundial en dicho ámbito.

‘Yo diría que de los Príncipes de Asturias de la historia de España, está mal decirlo, pero creo que mi hijo es el mejor preparado que ha habido hasta ahora. O sea que podemos tener confianza’, había expresado el año pasado Don Juan Carlos.

Declarado ‘amante’ de la vela y del esquí, Felipe fue deportista olímpico y abanderado de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.

En España, ha visitado casi todas las Comunidades Autónomas (14 de las 17) y desde el 2011, debido al deteriorado estado de salud del rey, Felipe ha acudido a numerosos actos en representación de su padre.

Destacó su profesionalismo en tragedias como el hundimiento del petrolero Prestige en las costas gallegas, o los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Incluso, los medios españoles aplaudieron su intervención, el año pasado, cuando Madrid perdió su tercera candidatura olímpica.

En el contexto internacional, le caracteriza su cercanía con América Latina, herencia de su padre, quien siempre tuvo a la región como una de sus prioridades y visitó el continente americano unas 80 veces.

El primer viaje de Felipe al extranjero fue a Cartagena de Indias, en 1983, donde asistió en representación del Jefe de Estado al 450 aniversario de la ciudad colombiana. Por tanto, tomando el relevo del rey Juan Carlos, el aún príncipe es la personalidad política que acude a las tomas de posesión de los líderes iberoamericanos.

El mes que viene, llegará a Panamá para la investidura de Juan Carlos Varela. No obstante, Felipe ha visitado el istmo en reiteradas ocasiones. El año pasado acudió a la XXIII Cumbre Iberoamericana y a la inauguración del VI Congreso Internacional de la Lengua Española. Además, el heredero de la Corona inauguró, junto con el embajador de España, Jesús Silva Fernández, el Centro Cultural Español en el casco antiguo de la capital panameña. ‘Felipe ha confirmado que reúne las condiciones para ocupar el trono’, indicó en diferentes medios José Apezarena, biógrafo de Felipe. Apezarena describió a Felipe como un hombre ‘muy preparado, prudente, leal al Rey y enamorado de su esposa, la princesa Letizia’.

IMAGEN DAÑADA

El gran reto del futuro rey de España será lavar la imagen de la monarquía, manchada por los continuos escándalos en los últimos dos años.

Primero, en 2012, llegó la rotura de cadera del rey Juan Carlos mientras cazaba elefantes en un safari de Bostsuana, lo que le obligó a pedir disculpas públicamente.

Después, la imputación de la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín, por delitos de malversación de fondos públicos fue la guinda que dejó la imagen de la institución por los suelos.

El último dato del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicó que ‘los españoles dan a la corona una nota de 3,68 sobre 10’.

De hecho, tras conocerse la abdicación del rey, decenas de miles de personas salieron a las calles para reclamar el fin de la institución bajo el lema ‘España será republicana mañana’. Según dicen, ‘la monarquía demanda enormes costos y no contribuye con el país, que atraviesa una crisis financiera’.

El periódico El Mundo subrayó que ‘en este contexto, devolver el prestigio a la monarquía no es una tarea fácil cuando la mayoría de los jóvenes considera a la institución como algo caduco y desconectado de un mundo en el que la meritocracia es la forma de alcanzar altos niveles de responsabilidad’.

No obstante, la popularidad juega a favor del heredero, ya que junto con su madre, la Reina Sofía, Felipe es el miembro de la Casa Real mejor valorado.

La encuesta de Sigma Dos, publicada este año en el mismo diario, señaló que un 66.2% de los encuestados tiene una opinión muy buena del futuro monarca.