Temas Especiales

08 de May de 2021

Mundo

Suníes amenazan con destruir santuarios chiíes

Los rebeldes que avanzan desde el norte de Irak tomaron la ciudad de Tal Afar

Suníes amenazan con destruir santuarios chiíes
Cientos de civiles se han alistado para hacer frente a los rebeldes.

Los rebeldes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), que lidera la insurgencia suní en Irak, amenazaron con continuar hacia Bagdad y las ciudades santas chiíes de Kerbala y Nayaf, en el sur del país, donde aseguró que destruirá todos los santuarios de esa confesión religiosa.

Al menos 104 combatientes del radical EIIL murieron ayer en enfrentamientos con el Ejército iraquí en la localidad de Tal Afar, informó a Efe una fuente de seguridad. El Gobierno iraquí envió a esa localidad unos 2,000 voluntarios para combatir contra el EIIL, que aún ayer mantenía allí el control, entre la ciudad iraquí de Mosul y la frontera con Siria.

La fuente explicó que las fuerzas gubernamentales, también apoyadas por elementos tribales armados, consiguieron expulsar a los combatientes del EIIL de algunos barrios de Tal Afar, entre ellos Al Mualimin y Al Jadrá.

Añadió que los enfrentamientos dejaron unos ochenta muertos en el castillo de Tal Afar y otros veinticuatro en las zonas de Al Saraya y Al Basatin, en el sur y este de la localidad, respectivamente.

Aseguró que entre los fallecidos hay milicianos saudíes y de otras nacionalidades árabes.

Por otro lado, el vicepresidente del Consejo de la provincia septentrional de Nínive, Nur al Din Kablan, explicó a Efe que Tal Afar está viviendo ‘una situación trágica debido a los bombardeos indiscriminados de las fuerzas gubernamentales y de los grupos armados en la ciudad’.

Kablan cifró en más de cincuenta los civiles muertos y en un centenar los heridos por bombardeos en esa localidad.

Además, dijo que miles de familias han tenido que abandonar Tal Afar y desplazarse a la ciudad de Sinyar, ubicada también en la provincia de Nínive, y a la región del Kurdistán iraquí.

El EIIL, que ya controla Mosul, tiene intenciones de crear un emirato islámico en Irak y Siria.

PATRIMONIO EN RIESGO

La actual oleada de violencia en Irak pone en peligro el patrimonio cultural del país, cuya destrucción constituye un ‘crimen de guerra’, declaró ayer la directora de la UNESCO, Irina Bokova.

‘Insto a todos los actores a evitar cualquier forma de destrucción del patrimonio cultural, en especial, de los lugares religiosos’, indicó Bokova en un comunicado, en referencia a la ofensiva de los yihadistas sunitas en Irak.

‘Su destrucción intencional es un crimen de guerra y un duro golpe contra la identidad y la historia del pueblo iraquí’, añadió la directora, para quien ‘sus autores deben atenerse a sus actos’.

La responsable de la UNESCO, con sede en París, ‘insta a todos los iraquíes a proteger el patrimonio cultural de su país’, al destacar su papel como ‘testimonio único de la humanidad, origen de nuestra civilización y de la coexistencia interétnica e interreligiosa’.

Irak cuanta con varios lugares santos para los chiitas en Nayaf y Kerbala, al sur de Bagdad, y en Samarra, al norte de la capital.

Esta crisis, que pone en peligro los lugares religiosos, tensó las relaciones entre las tres principales comunidades del país: los árabes chiitas, los árabes sunitas y los kurdos.

El llamamiento de Bokova se produce dos días después del inicio en Doha de la reunión anual del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, que podría declarar en peligro nuevos monumentos.