Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Mundo

‘La economía española puede entrar en velocidad de crucero’

El presidente del Gobierno español se mostró optimista sobre el crecimiento económico de España y elogió los logros de Panamá

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, llegó el lunes a Panamá para asistir a la investidura del presidente Juan Carlos Varela, con quien mantendrá hoy un encuentro bilateral.

Horas antes de la toma de posesión, Rajoy ofreció una rueda de prensa, en la que reiteró su afecto y apoyo al nuevo presidente de Panamá, un país que, según el mandatario español, ‘se ha convertido en una referencia mundial’ por su galopante crecimiento en los últimos años (10%), que ha dado trabajo a cerca de 20,000 españoles.

Respecto a la reciente crisis en las obras de ampliación del Canal de Panamá, de la que la constructora española Sacyr es principal responsable, Rajoy se mantuvo discreto y sólo dijo que ‘fue un acuerdo entre empresas privadas’ y que su gobierno ‘sólo intentó ayudar’, al ofrecer mediar entre las partes.

Por otra parte, el jefe del Ejecutivo español, que incluyó en su agenda una visita a la ampliación de la vía interoceánica, se declaró optimista ante la pronta recuperación económica de su país. Admitió que el 2012, con un intento de rescate bancario, la crisis financiera y la abultada deuda, fue un año muy malo, pero que ya se empiezan a ver brotes de crecimiento económico y aseguró que los datos de empleo y de la seguridad social de junio serán positivos, al igual que los de abril y mayo. ‘La economía española puede entrar en velocidad de crucero’, manifestó.

En esta línea, Rajoy defendió la reforma fiscal de su gobierno, que ‘pondrá en manos de los contribuyentes españoles nueve mil millones de euros’ y ‘supondrá una disminución de los impuestos al 100 por cien de los españoles’, aunque admitió que, ‘esta reforma no le gustará a todos por igual’, como ocurre siempre.

Por último, también abogó por la regeneración democrática y mostró su disposición para llegar a acuerdos con el opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), cuyo líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció que en septiembre abandonará el cargo y la política para dedicarse a la docencia.

‘Nos gustaría pactar con los socialistas en todos los grandes temas de Estado, y por tanto en los temas de mejora de la calidad de nuestra democracia’, concluyó.