Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Mundo

Cae organización que obligaba a mujeres brasileñas a prostituirse

La Policía española desarticuló una organización que obligaba a mujeres brasileñas a ejercer la prostitución

La Policía española desarticuló una organización que obligaba a mujeres brasileñas a ejercer la prostitución en una operación que supuso la detención de ocho personas y el registro de cuatro domicilios.

El grupo captaba a chicas de 18 a 23 años en su país de origen y las obligaba a hacerse pasar por turistas en los cruces de fronteras, informó la Policía.

Una vez en España, las víctimas eran trasladadas a alguno de los domicilios que tenía la red en Las Palmas (Atlántico), Barcelona (noreste) e Ibiza (Mediterráneo) y eran explotadas sexualmente bajo un estricto control y medidas de seguridad.

Los detenidos, de entre 30 y 54 años, son tres hombres de nacionalidad española y cinco mujeres, tres españolas y dos brasileñas.

En los cuatro registros domiciliarios, tres de ellos en Las Palmas de Gran Canaria y uno en Barcelona, la Policía intervino 7.240 euros en efectivo, varios ordenadores portátiles, teléfonos móviles de última generación y abundante documentación.

La operación se desarrolló en el marco del plan contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual que tiene la Policía española.

La investigación de este caso comenzó cuando los agentes detectaron que mujeres brasileñas ejercían la prostitución en un domicilio de Las Palmas de Gran Canaria.

Las primeras averiguaciones confirmaron que las jóvenes habían accedido a España bajo la falsa apariencia de turistas y que sus servicios sexuales eran ofertados tanto en prensa local como a través de Internet.

La organización criminal se aprovechaba de la mala situación económica de las jóvenes en Brasil, donde se ubicaba parte del entramado de la red, y les imponía una deuda económica muy elevada por el viaje.

Los captadores recibían el dinero en efectivo que enviaban las víctimas desde España en concepto de comisiones por sus servicios y lo utilizaban para financiar el viaje de nuevas víctimas.

Según la información aportada por las autoridades brasileñas a los investigadores españoles, algunas de estas mujeres pudieron regresar a su país de origen una vez que la deuda con la organización había sido saldada.