Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Mundo

El G-20 entre koalas

Las grandes economías del mundo también sufren. De ahí que la cumbre del G 20, la integran las naciones más poderosas del mundo, han centrales

Las grandes economías del mundo también sufren. De ahí que la cumbre del G 20, la integran las naciones más poderosas del mundo, han centrado sus expectativas en el crecimiento, la reducción del desempleo y las claves financieras para estabilizar sus economías. La cumbre se lleva a cabo este fin de semana en la ciudad australiana de Brisbane, y debaten sobre una nueva ‘arquitectura’ económica para alcanzar un crecimiento promedio del 2% hasta el 2018.

Pero las fragilidades de las medidas tomadas hasta ahora por el FMI no han dado los resultados esperados. Esta realidad es inocultable para el resto de las naciones, pese a muchos líderes del G-20 -reunidos en Australia- procuran algunos dar una imagen de relajamiento mientras admiran los famosos koalas australianos. Pero los malos indicadores económicos se imponen: están creciendo insuficientemente, esquivan con dificultad la recesión, el desempleo los desborda y la deflación se asoma peligrosamente en sus horizontes económicos.

El G-20 tiene sobre la mesa una agenda que produce desaliento pues se trata de un entramado variado y disperso. Se sumaron a la agenda económica los problemas como el conflicto ucraniano, la lucha contra el Estado Islámico, la guerra en Irak, Siria y Libia, el Ébola y el cambio climático. Temas que agregan tensiones a la cumbre. El presidente ruso, Vladimir Putin, que dejó de participar del G-20 hace unos meses, por decisión del grupo en el marco de las sanciones económicas impuestas a Rusia por la crisis de Ucrania, se encuentra en Australia para sostener reuniones bilaterales acordadas con la Canciller alemana Ángela Merkel.

El presidente Barack Obama asiste a la cumbre respaldado con buenas cifras económicas, que no le sirvieron en las recientes elecciones senatoriales, pero que expresan el buen desempleo de su administración que logró bajar a un 5.8 % el desempleo en Estados Unidos. En la Unión Europea hay temor si la economía más fuete de la eurozona, Alemania, no logra superar el visible bajo crecimiento (este último trimestre creció solo un 0.2 %). En la cumbre no se ven temas nuevos que presagien soluciones a corto plazo.