Temas Especiales

29 de Ene de 2023

Mundo

‘El extremismo no tiene fronteras’

Mosab, hijo de uno de los fundadores de Hamas, indica que los choques entre árabes y musulmanes son la revancha de los sunitas y chiítas.

Existe un peligro y es real, no tiene fronteras y hay que unirse contra él. Así lo advierte el joven Mosab Hassan Yousef, primogénito del jeque Hassan Yousef, uno de los fundadores de Hamas, el movimiento de resistencia islámico de Palestina, al que Estados Unidos y Europa califican de terrorista.

La Estrella de Panamá tuvo la oportunidad de conversar con Mosab, apodado como ‘el príncipe rebelde’, pues pese haberse formado desde niño en la ideología radical, incluso en células de Hamas, abandonó el movimiento, renegó de él y se exilió en Estados Unidos, donde se convirtió al cristianismo.

Mosab reitera que el mundo occidental debe tener como ‘meta’ unirse ante el peligro de la globalización del islamismo radical, que ‘es real’. ‘Europa no debe sentirse ajena al peligro, es fácil llegar a las capitales europeas’, apunta.

Autor del libro ‘El Hijo de Hamas’, este joven vive en norteamérica, estudia y practica surf, pero sigue pendiente de lo que pasa en la región donde nació. Según su interpretación, los choques que se dan hoy entre árabes y musulmanes son la revancha de los sunitas contra los chiítas.

PANORAMA REGIONAL COMPLEJO

En la última semana, la noticia era que Irán (chiíta) había atacado con tecnología aérea, dada por Estados Unidos, objetivos de la organización radical del Estado Islámico (EI, sunita) y que atestó golpes contundentes en Siria e Irak, donde ya controla importantes extensiones territoriales.

Pero el gobierno sirio que encabeza el presidente Bashar al Assad, (alauita, una minoría chií) lleva tres años en guerra con grupos radicales islámicos sunitas. Los milicianos del EI en Irak también arremeten y asolan donde haya poblaciones chiitas, cristianas y otras minorías no musulmanas.

Para el hijo del jeque radical, el problema está dentro del Islam, que no puede convivir con la filosófica socrática, con la democracia. En tanto, el Rey de Jordania, Abdalah II (hashemita sunita) advertía que la lucha contra el EI es como una III Guerra Mundial. El Yihadismo es un problema de los musulmanes, y estos deben unirse para acabarlo dijo el monarca a los medios antes de una cita con el presidente norteamericano Barak Obama.

Para el rey, se puede ser musulmán y democrático, que existan radicales no significa que el Islam no pueda convivir con sociedades tolerantes y liberales. ‘Esta es una guerra dentro del Islam. Tenemos que empezar de nuevo. Debemos asumir nuestras responsabilidades, acabar con lo malo y respetar lo que esta bien’, manifestó el rey jordano.

ISRAEL DEBE APARTAR SU MIEDO

En cuanto al conflicto palestino-israelí, Mosab sostiene que Hamas nunca reconocerá a Israel. Que no se puede llegar a un acuerdo con una organización que no entiende que un arreglo no es una muestra de debilidad, sino una fuerza.

‘Cuando Hamas acepta un alto al fuego es solo para recobrar fuerza, por ello hay que acabarlo’, dice. ‘Israel debe dejar de tener miedo, temer a una nueva Intifada, debe acabar con Hamas’, agrega.

‘Hamas no quiere un Estado Palestino y no tiene ningún plan para construirlo, sino que su único principio es extender la ideología radical. Los palestinos no se deben dejar engañar, no hay esperanza de una patria palestina con Hamas, sólo guerra’, aseguró.

Sondeos de opinión sobre las elecciones palestinas del próximo enero indican que Hamas ganara en Cisjordania por encima del histórico Al Fatah y que su popularidad en Gaza ha disminuido después de la última guerra con Israel a mediados de año.