Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Mundo

Washington se acerca a América Latina

El Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, había dicho hace unos días que América Latina debía superar esta condición

El anuncio simultáneo en La Habana y Washington, donde los mandatarios de ambas naciones, Barack Obama y Raúl Castro, dieron a conocer al mundo el reinicio de la relaciones diplomáticas, rotas hace 53 años, se convirtió en un día clave en la historia internacional contemporánea.

Tras este importante giro en la política exterior estadounidense hacia el último enclave de la ‘guerra fría’ en América Latina, quedan las tareas por atender, en particular el complejo levantamiento del embargo, un tema sobre el que Cuba, América Latina y los 190 países que han votado decenas de veces resoluciones condenatorias en la ONU contra un ineficaz y brutal embargo económico de más de cinco décadas contra la isla.

Mientras la OEA languidecía de la mano de la trasnochada diplomática de la Casa Blanca, las sucesivas cumbres hemisféricas agonizaban y la de Panamá había sido supeditada a la confirmación de la asistencia de Cuba y su presidente. Algo tenía que cambiar antes de la fecha.

El Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, había dicho hace unos días que América Latina debía superar esta condición. La cumbre anterior, realizada en Cartagena, Colombia, se había quedado sin resoluciones finales y condicionadas a la participación de La Habana. La agenda de la Cumbre de Panamá será extensa, pero nada superará la ansiada foto oficial de Obama y Castro y un continente acercando posiciones.

La República de Panamá, como país anfitrión del encuentro hemisférico unido, tendrá bajo su responsabilidad la organización de la agenda y las sesiones de trabajo, donde indudablemente se volverá a tratar el complejo embargo contra la isla, un tema atrapado en una maraña de normativas complejas que tendría que desmantelar el Congreso, enemigo de la postura de Obama y gendarme de las arcaicas posturas contra Cuba.