11 de Ago de 2022

Mundo

Republicanos van contra varias de las políticas de Obama

Se espera que el nuevo Congreso haga frente al programa ‘Obamacare’, así como a las medidas migratorias que ha tomado el presidente

Republicanos van contra varias de las políticas de Obama
Obama tendrá que lidiar con un congreso adverso en los próximos dos años.

Vencedores en las legislativas de noviembre, los republicanos serán desde mañana los nuevos amos del Congreso estadounidense, dispuestos a ejercer resistencia a Barack Obama, con iniciativas económicas y leyes que buscan contrarrestar varias reformas del presidente, indicó la agencia AFP .

La sesión número 114 del Congreso se iniciará con la más amplia mayoría republicana en la Cámara de Representantes desde 1930, y por primera vez desde la presidencia de George W. Bush, también con mayoría republicana en el Senado.

Su prioridad: aprobar una ley que autorice la construcción del oleoducto Keystone XL entre Canadá y Estados Unidos. La obra debe contar con la autorización del Ejecutivo estadounidense, pero Barack Obama titubea desde hace seis años a causa de la oposición de muchos demócratas y ecologistas.

Mitch McConnell, nuevo jefe de la mayoría republicana en el Senado, aseguró que su bancada intentará derogar nuevamente la reforma sanitaria aprobada en 2010, o al menos invalidar aspectos clave de esa ley defendida a capa y espada por Obama; además de votar a favor de la construcción del oleoducto Keystone XL, que transportaría crudo desde Canadá al Golfo de México, según indicó la agencia Efe .

No está claro que esa legislación en apoyo a Keystone pueda contar con la firma de Obama, que el mes pasado cuestionó el beneficio ‘nominal’ que tendría el oleoducto para los consumidores estadounidenses y dejó ver su preocupación por las posibles consecuencias medioambientales del proyecto.

La ley de la reforma de salud, emblema del primer mandato de Barack Obama, bautizada ‘Obamacare’, también estará en el orden del día tras el receso parlamentario.

Los más conservadores querrían una votación simbólica para derogar totalmente la reforma, que obliga a tener un seguro de enfermedad bajo pena de multa.

La inmigración también será otro tema de controversia entre el presidente y los republicanos. El Congreso sólo aprobó el presupuesto del departamento de Seguridad Interior hasta el 27 de febrero y entonces volverá a votar sobre la financiación de esa secretaría, en una decisión que estará seguramente condicionada a que se dé marcha atrás a la regularización de inmigrantes sin papeles.

El 20 de noviembre, Barack Obama anunció que legalizaría por algunos años y por decreto a unos cinco millones de inmigrantes ilegales.

Los republicanos pretenden hacer fracasar ese plan a través del arma presupuestaria, una estrategia arriesgada, que podría conducir a una nueva parálisis de varios organismos federales.