12 de Ago de 2022

Mundo

La islamización de Occidente

Se calcula que para el año 2030 habrá 2,200 millones de musulmanes en los 5 continentes, lo que representará la cuarta parte de los habitantes

La islamización de Occidente
La islamización de Occidente

El islam es la religión con mayor crecimiento en el mundo.

Un estudio realizado por el Pew Research Center, publicado en enero de 2011, da cuenta de la rapidez con que se expande el número de sus adherentes: se espera que durante los próximos 20 años, la población musulmana se incremente en un 35%, pasando de 1,600 millones en el 2010 a 2,200 en el 2030.

Según estos datos, en quince años, poco más de la cuarta parte de la población mundial será practicante del islam, un 26.4% de los 8,300 millones de personas que poblarán la Tierra en una década y media.

El informe también indica que la población musulmana crece dos veces más rápido que la de otras religiones. No obstante, la predominante sigue siendo el cristianismo, dividida en sus distintas confesiones.

AMÉRICA REGISTRA LA TASA DE CRECIMIENTO MÁS ALTA

A pesar de que el continente americano apenas albergaba en 2010 a unos 5 millones de musulmanes, un 0.3% de la población mundial, esta región tiene la mayor tasa de crecimiento del islamismo del mundo.

El informe del Pew Research Center estima que en el período 2010-2030, la población de musulmanes americanos se habrá duplicado, superando los 10 millones de fieles.

Según Gabriel Ernesto Andrade, catedrático venezolano de la Universidad de Zulia, la velocidad de crecimiento del islam en América Latina puede tener su justificación en cuatro factores: la búsqueda de nuevas identidades culturales, las difíciles condiciones sociales, el paralelismo entre el islam y el marxismo, y el apoyo financiero proveniente de países islámicos.

Andrade argumenta en su trabajo ‘Posibilidades de crecimiento del islam en América Latina: oportunidades y dificultades’, que la identidad de los pueblos latinoamericanos ha sido ‘vaga’.

El catolicismo, religión que predomina en el subcontinente, con un 95% de aceptación, ha tenido sus momentos de crisis, sobre todo en el surgimiento de las guerrillas de ideología marxista, además de los propios conflictos internos derivados del desgaste de muchos paradigmas.

Estas inflexiones han amenazado la supremacía de esta corriente teológica y suponen una oportunidad para el crecimiento del islam.

EUROPA: PUNTO DE CONFLUENCIA

El portal de internet ‘muslimpopulation.com’ refleja que el viejo continente tiene en la actualidad 56.19 millones de musulmanes, lo que representa un 7.6% de su población.

Francia es el país con el mayor porcentaje de practicantes del islam en relación a su población: el 9.6% de los habitantes de este país profesa esta religión y la opinión pública francesa tiene un 72% de visión favorable hacia los musulmanes, según un sondeo del Pew Research Center en la primavera del año pasado.

EUROPEOS YIHADISTAS

El director de la Oficina de la Policía de Europa (Europol), Rob Wainwright, afirmó el pasado martes desde Londres, que entre tres mil y cinco mil europeos han viajado a países en conflicto como Siria e Irak para sumarse a los combates yihadistas.

Previamente, tras los atentados ocurridos la semana pasada en París, el primer ministro francés, Manuel Valls, señaló que unos 1,400 franceses estarían vinculados a los grupos extremistas islámicos.

EL LAICISMO IRAQUÍ COMO PROMOTOR DEL EI

Sadam Hussein proclamó un Estado laico durante su gobierno en Irak, lo que en su momento fue bien recibido en Occidente, que veía en el dictador a un aliado frente al crecimiento del régimen teocrático de Irán.

Durante la guerra Irak-Irán, entre 1980 y 1988 (que dejó a ambos países en serios problemas económicos) Hussein obtuvo fuerte apoyo de Occidente: gran parte de las armas fueron suministradas por Francia y Estados Unidos, según indica la agencia Efe .

La crisis postguerra llevó al dictador iraquí a invadir a Kuwait, en una violación flagrante al marco legal internacional, lo que definió el divorcio con sus aliados occidentales.