Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Mundo

El viaje de Kerry a rusia

Hay factores que mientras se mantengan no permitirán avanzar en el supuesto ‘deshielo' que algunos expresaron

La visita a Rusia esta semana del Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, generó más expectativas que resultados. El encuentro en Sochi (Rusia), entre el presidente ruso, Vladimir Putin y Kerry, terminó para la diplomacia de Washington con un frío apretón de manos entre ambos líderes y las clásicas declaraciones ‘amistosas' de sus respectivas cancillerías. A diferencia del viaje que hiciera la canciller alemana Ángela Merkel y el presidente francés Francoise Hollande -el pasado mes de enero- a Rusia, la importante reunión que sostuvo el ‘cuarteto de Normandía' en Minsk, y que culminó con el complejo pero significativo acuerdo de tregua para las provincias del este de Ucrania con el gobierno de Kiev, esta vez la gestión de Kerry no concretó nada trascendente, pese a que algunos analistas han querido ver el inicio de ‘cierto deshielo' entre las dos potencias.

En el escenario nada ha cambiado. Hay factores que mientras se mantengan no permitirán avanzar en el supuesto ‘deshielo' que algunos expresaron. En enero, simultáneamente al encuentro en Minsk, Kerrry reiteraba a Poroshenko en Kiev, que EE.UU. mantendría su incondicional apoyo a las presiones del presidente ucraniano contra Rusia. Más recientemente, durante la conmemoración del fin de la Segunda Guerra Mundial, acto que se dio en la Plaza Roja en Moscú, y que contó con la presencia de varios mandatarios, entre ellos el de China y la India, fue evidente el aislacionismo pues ningún jefe de gobierno de la UE asistió. En varios medios rusos transcendió que fue producto de las presiones diplomáticas de Washington para ‘aislar a Rusia'.

Pero lo que resiente Putin son las sanciones económicas. Tras la debacle del rublo y los precios del petróleo, la crisis afecta la estabilidad política del gobierno ruso. No obstante la visita de Kerry, sin resultado aparente, deja claro el interés del presidente Barack Obama de construir una mesa de diálogo directo con Putin respecto al conflicto en Ucrania, un rol del cual había sido desplazado por los líderes europeo Merkel-Hollande.

Kerry ha sostenido varios encuentros y conversaciones directas con Sergéi Lavrov, ministro de exteriores de Rusia, que, aunque mantenía en un alto nivel las conversaciones bilaterales, no conseguían romper el hielo con Putin.