Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Mundo

Muere el procurador egipcio tras una explosión en El Cairo

Hicham Barakat había llevado ante la justicia a miles de islamistas

El fiscal general de Egipto, Hicham Barakat, murió este lunes víctima de un atentado contra el convoy en el que se desplazaba en El Cairo, anunció el ministro de Justicia en el país árabe.

El atentado tuvo lugar un mes después de que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) lanzara un llamado a atacar a miembros del cuerpo judicial egipcio para vengar las ejecuciones de sus partidarios, según indicó la agencia de noticias AFP .

Barakat había llevado ante la justicia a miles de islamistas, de los que era un encarnizado opositor, entre los cuales cientos fueron condenados a muerte, después de que el ejército derrocara al presidente islamista Mohamed Mursi en julio de 2013, tras lo que el hoy fallecido fue designado fiscal general.

El asesinato de Barakat es el primero de un alto responsable del Estado egipcio en estos dos años de inestabilidad, aunque en septiembre de 2013 otro coche bomba tuvo como blanco el convoy del entonces ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, que salió ileso.

El atentado se produce la víspera del segundo aniversario de las protestas que desembocaron en el derrocamiento militar de Mohamed Mursi y en la posterior persecución policial y judicial contra su grupo, los Hermanos Musulmanes.

El Servicio de Información del Estado (SIS, por sus siglas en inglés) acusó a la cofradía de estar detrás del ataque. Sin embargo, un portavoz de los Hermanos Musulmanes, Mustafa al Jatib, en declaraciones a Efe a título personal, negó la responsabilidad de la cofradía y culpó a los servicios de inteligencia egipcios de haber ‘orquestado' todo para ‘distorsionar la imagen de los islamistas'.

El ataque fue reivindicado por un grupo que se autodenomina Movimiento de Resistencia Popular en un comunicado publicado en Facebook, que fue posteriormente retirado.

La autenticidad de esta nota no se pudo verificar y la envergadura del atentado hace dudar de que este movimiento, que hasta ahora solo había perpetrado ataques menores, se encuentre detrás del mismo.

La explosión causó importantes destrozos materiales en una treintena de vehículos, mientras que del coche en el que estaba colocada la bomba solo quedó el motor.

La metralla y las ondas expansivas provocaron además la ruptura de los cristales de muchas casas vecinas y daños en tiendas, según pudo constatar Efe .

Uno de los locales afectados fue la librería de Adel Rageb, que estaba cerrada en el momento de la explosión y cuyo escaparate quedó destrozado.

Rageb explicó a Efe que escuchó el estallido y que al llegar al lugar vio los vehículos ardiendo. ‘Son un grupo de bárbaros, gente sin ética que solo busca dañar la imagen internacional de Egipto. Pero estamos a punto de acabar con ellos', subrayó el librero.

Tras el atentado, efectivos de la Defensa Civil y artificieros se desplazaron al lugar para recoger pruebas y peinar la zona ante los temores de que hubiera más explosivos.

El ministro del Interior, Magdi Abdelgafar, visitó la zona y ordenó formar un equipo de investigación para capturar a los culpables y reforzar las medidas de seguridad, según las instrucciones del presidente, Abdelfatah al Sisi.

El mandatario condenó también el atentado en un comunicado en el que tildó a Barakat de ‘ejemplo de patriotismo y diligencia'.

==========

Adel Rageb

‘ Son un grupo de bárbaros, gente sin ética que solo busca dañar la imagen internacional de Egipto',

COMERCIANTE DE EL CAIRO