01 de Dic de 2021

Mundo

Una Grecia inédita

El referéndum de hoy en Grecia pasará a la historia por la fisura que crea en una Europa aparentemente inexistente, pero que gobierna

El referéndum de hoy en Grecia pasará a la historia por la fisura que crea en una Europa aparentemente inexistente, pero que gobierna. Lo hace sin pueblos, sin los siglos de historia y sin banderas, aunque se visibiliza en mujeres como Ángela Mérkel o Cristine Lagarde o los numerosos líderes satélites de Bruselas, donde se mueven ‘la mano invisible' del mercado. La crisis financiera griega ha descubierto la verdadera cara de la troika y de lo que intentan: convertir en una especie de ‘imperativo categórico' -pensamiento cumbre del racionalismo alemán- la tiranía de las deudas acumuladas, la trampa de los números rojos -más efectivos que las guerras- o las invasiones para someter gobiernos y pueblos. La troika resume el drama griego en un simple estado de cuenta, reformas que no se hicieron y el déficit fiscal que no se redujo. Así el destino de los pueblos europeos queda sujeto a la caja registradora del FMI. Bruselas, es su brazo político ejecutor y quien lidera un falso dilema: el Grexit, que tanta tinta está produciendo. Los premios Nobel de Economía, Joseph Stiglitz y Paul Krugman, explican con excelencia académica por qué no le conviene a Grecia la zona euro. Otros, como el presidente Mariano Rajoy, buscan sacar réditos políticos de esta tragedia mediterránea, olvidando deliberadamente la génesis de la propia, la de España, la cual no ha terminado mientras las cifras de desempleo siga empujando a los jóvenes españoles a cruzar hacia otras orillas trasatlánticas. Rajoy aparece ante la opinión pública como un Sancho en revés a la historia inédita que Grecia empieza a escribir. China, mucho más práctica, en los últimos años ha cuadriplicado sus inversiones en Europa, en los puertos griegos, le da importancia y han expresado su interés por la salida de la crisis griega. Un joven griego declaraba a la televisión alemana ‘Estamos en caída libre'. Alexis Tsipras advirtió que el pueblo griego no resistía las severas políticas de austeridad que ha hecho estragos en la sociedad y, al borde del precipicio, consciente que los costos políticos, ha convocado al referéndum de hoy en un ejemplo de alta democracia. Una democracia aún inédita.