Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Mundo

Corea del Sur comienza la campaña electoral

La fiscalía ha presentado cargos contra Park, que ha defendido en todos los interrogatorios su inocencia, por abuso de poder

Corea del Sur comienza la campaña electoral
Una persona lleva una pancarta de apoyo a Monn Jae-in, favorito en las encuestas.

La campaña electoral arrancó en Corea del Sur este lunes, el mismo día que los fiscales acusaron formalmente a la expresidenta surcoreana Park Geun-hye por su rol en el caso ‘Rasputina', con lo que se enfrenta a penas de cárcel.

Park, que perdió su inmunidad presidencial tras ser destituida el 10 de marzo, lleva en prisión preventiva casi 20 días por su papel en la red creada junto a su amiga Choi Soon-sil (conocida como la ‘Rasputina' por su cercanía con la exmandataria), que supuestamente extorsionó a grandes empresas unos 70 millones de dólares.

La fiscalía ha presentado cargos contra Park, que ha defendido en todos los interrogatorios su inocencia, por abuso de poder, coacción, filtración de secretos oficiales o soborno, delito que se castiga con un mínimo de diez años de prisión y hasta con cadena perpetua en Corea del Sur.

Los investigadores han querido acelerar en la medida de lo posible su enjuiciamiento para intentar que la noticia influya lo menos posible en la campaña para las presidenciales del 9 de mayo que arrancó ayer con quince candidatos en liza.

Aun así, se espera un batacazo de todos los partidos de derecha tras el tremendo fiasco y caída en desgracia de la conservadora Park a raíz del estallido de un caso de corrupción que ha sacudido y puesto en duda los cimientos de un país que aspira a ingresar próximamente en el club de las diez mayores economías del mundo.

LAS ELECCIONES

Se prevé que la presidencia la disputen el favorito, Moon Jae-in, del Partido Democrático (el que tiene más escaños en el Parlamento), y el llamado ‘Bill Gates' surcoreano, Anh Cheol-soo, que concurre bajo las siglas del Partido Popular (centroizquierda) y que en algunos muestreos está solo a tres puntos porcentuales de distancia.

Eso al menos se deduce de unos sondeos que muestran un país decidido a convertir cuanto antes a Park en cosa del pasado y a que el futuro sea competencia o del ‘activista' Moon, que empezó como abogado de derechos civiles y perdió las presidenciales de 2012 contra la mandataria depuesta, o de Ahn, el ‘empresario pragmático'.

Mientras ayer el primero prometió creación de empleo en el sector público en un mitin celebrado en Daegu (centro del país), el segundo paseó por un mercado de la ciudad de Gwangju, considerado el mayor fortín de la izquierda en el país asiático.

En todo caso, ambos deberán tratar de convencer a los votantes surcoreanos de que serán capaces de redibujar un modelo de Estado lastrado por la corrupción y el poder desmesurado de los ‘chaebol', los grandes conglomerados surcoreanos, implicados de lleno en el caso ‘Rasputina'.