La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Trump enciende la ‘mecha' en el Medio Oriente

El reconocimiento de Jerusalén como capital israelí ha puesto en vilo a la comunidad internacional, congelando temporalmente cualquier negociación de paz en la región

Donald Trump, el hombre que llegó a la Casa Blanca tras la consigna de ser un hábil ‘negociador', que incluso lo llevó a escribir un libro en 1987, The Art of The Deal (El arte de negociación), hoy aleja más la posibilidad de una acuerdo entre Palestina e Israel, al reconocer a Jerusalén como la capital de este último.

Así lo han expresado la mayoría de los gobiernos en el mundo, que con diferentes matices han criticado o lamentado la decisión del mandatario norteamericano.

‘(Trump) está en total violación de la ley internacional, y está convirtiendo el conflicto entre palestinos e israelíes de un asunto político a uno religioso',

MAHMUD ABBAS

LÍDER DE LA AUTORIDAD PALESTINA

Aliados cercanos de los Estados Unidos, como el Reino Unido, tomaron inmediata distancia de la medida. En un comunicado, la primera ministra Theresa May señaló que ‘discrepa' con Trump, indicando además que la decisión no ayuda a la paz en la región.

Por su parte, el gobierno de Emmanuel Macron calificó de ‘lamentable' lo ocurrido, tono compartido por la canciller alemana, Angela Merkel, quien manifestó en su cuenta de Twitter que su gobierno ‘no apoyará' al magnate.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también expresó su preocupación sobre las consecuencias en la negociación de paz, señalando que el estatus de Jerusalén, como capital palestina e israelí, debe ser negociado como parte de la solución de los dos Estados.

‘Quiero ser claro: no hay alternativa a la solución de dos Estados (...) No hay un plan B', declaró Guterres a la prensa.

En el mundo árabe las reacciones han sido de indignación generalizada.

El gobierno jordano, país que comparte frontera con Israel y en el cual vive al menos unos dos millones de refugiados palestinos, según Naciones Unidas, condenó la orden norteamericana, considerándola una ‘violación' a las resoluciones de la ONU y la propia carta de la organización.

‘La decisión, que precede a cualquier resultado de las negociaciones del estatus final (de Jerusalén), genera indignación e irrita a los musulmanes y cristianos en todo el mundo árabe e islámico', señaló, según Xinhua , Mohammad Morani, ministro de medios del país árabe.

Las autoridades palestinas, fueron más duras, al denunciar el hecho como un ‘atentado contra la paz'.

‘Mediante estas decisiones lamentables, Estados Unidos boicotea deliberadamente todos los esfuerzos de paz y proclama que abandona el papel de patrocinador del proceso de paz que ejerció en las últimas décadas', sentenció el presidente palestino, Mahmud Abas.

En un escenario previsible, las protestas palestinas han estallado en las calles de varias ciudades de Cisjorndania y Gaza, mientras el gobierno de Tel Aviv ordenó un despliegue de sus tropas en el país.

JERUSALÉN: CRISTIANA, JUDÍA Y MUSULMANA

La ciudad de Jerusalén es una de las más antiguas del mundo y considerada ‘ciudad sagrada' por las tres grandes religiones monoteístas, el cristianismo, el judaísmo y el islamismo.

En 1980, Israel declaró unilateralmente a la ciudad como su ‘capital eterna e indivisible', incluyendo la parte Este, que es reclamada por Palestina y que fue ocupada por las fuerzas israelíes tras la Guerra de los Seis Días.

Esta anexión ha sido condenada por la mayoría de la comunidad internacional, y sobre la cual existe una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que declara ilegal dicha ocupación y que fue aprobada en unanimidad por los 14 miembros del Consejo de Seguridad, con la única abstención de Estados Unidos. Desde entonces, la mayoría de países trasladaron sus embajada a la ciudad de Tel Aviv.

El estatus de la ciudad, y la propuesta de que esta sea capital tanto israelí como palestina, es una pieza neutral en las negociaciones para la existencia de los dos Estados.