Temas Especiales

19 de Oct de 2020

Mundo

Londres no realizará nuevo referéndum sobre el brexit

En esa misma línea se expresaba también Juncker, convencido de que todavía hay tiempo para evitar que se ejecute el divorcio

El Gobierno del Reino Unido rechazó ayer de plano los llamamientos de diferentes sectores políticos para que la salida del país de la Unión Europea (UE), prevista para marzo de 2019, sea sometida a un segundo referendo.

El debate nacional sobre la retirada británica del bloque comunitario, acordada en el plebiscito del 23 de junio de 2016, ha resurgido con fuerza ante la complejidad que plantea el proceso negociador entre Londres y los Veintisiete. Desde Bruselas, los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, abrían ayer la puerta a que el Reino Unido continúe dentro del bloque común al tiempo que la Ley para la retirada del país de la UE se debate en los Comunes.

Tusk recordó que el propio David Davis, ministro británico para el ‘brexit', dijo que ‘si una democracia no puede cambiar de idea, deja de ser una democracia' y reiteró que el ‘corazón' de la UE sigue ‘abierto' a los británicos.

En esa misma línea se expresaba también Juncker, convencido de que todavía hay tiempo para evitar que se ejecute el divorcio.

‘El presidente Tusk ha hecho algunos comentarios sobre el 'brexit'. Ha dicho que nuestras puertas se mantienen abiertas. Espero que se escuche claramente en Londres', dijo el luxemburgués.

El debate sobre el ‘brexit' en el Reino Unido lo reavivó hace unos días el polémico Nigel Farage, exlíder del eurófobo Partido de la Independencia del Reino Unido y una de las figuras más visibles en la campaña previa al referendo, favorable a la salida.

Con influyentes opiniones pese a no ocupar actualmente ningún cargo político, Farage admitió que ‘tal vez' este país debería convocar un nuevo plebiscito, convencido de que en ese caso el porcentaje reafirmaría el ‘brexit' y acallaría de una vez por todas a sus detractores.

El 23 de junio de 2016, el Reino Unido aprobó abandonar la UE con el 52% de los votos.