Temas Especiales

05 de Ago de 2021

Mundo

Londres se contradice en apoyo armamentista

Pide a Irán que no envíe armas a Yemen, mientras le vende armas a Arabia Saudí, acusada de crímenes de guerra contra la población yemení

Londres se contradice en apoyo armamentista
Más de 20 millones de personas en Yemén necesitan ayuda humanitaria.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, y la ministra de Cooperación Internacional, Penny Mordaunt, firmaron un comunicado conjunto en el que piden a Irán que deje de mandar armas a Yemén, mientras que irónicamente el Reino Unido ha vendido armamento a Arabia Saudí (por una suma de 5 mil millones de euros), país acusado de crímenes de guerra contra la población yemení.

El Reino Unido critica a Irán por incumplir la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) que prohíbe el suministro o envío de armamento para los rebeldes hutíes, incluidos misiles que fueron disparados contra Arabia Saudí, reporta la agencia Efe.

"Si Irán está realmente comprometida con apoyar una solución política a la guerra de Yemén, como ha afirmado públicamente, debe parar de enviar armas que alargan el conflicto y que amenazan la paz internacional y la seguridad", reza el comunicado.

Johnson y Mordaunt han señalado que Arabia Saudí -que intervino hace tres años en la guerra contra los hutíes, lo que generalizó el conflicto y provocó la peor crisis humanitaria del mundo en 2017- tiene "derecho a defenderse" de dichos ataques.

De acuerdo a la organización británica Campaña Contra el Comercio de Armas, el Reino Unido habría vendido cerca de 5 mil millones de euros en armas a Arabia Saudí desde que comenzaron los ataques aéreos en Yemén, pero según Londres sus acciones en Yemén son "humanitarias".

Este conflicto armado ha dejado a 22 millones de personas necesitadas de ayuda o de protección (de entre ellos 11 millones de niños, el 80% de la infancia del país), un problema que el bloqueo saudí contra Yemén ha empeorado.

A su vez, el conflicto ha desatado las muertes por cólera, más de dos mil yemeníes han muerto producto de esta enfermedad a causa del deterioro de las condiciones de higiene, saneamiento y falta de agua potable, según la Organización Mundial de la Salud.