La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Mundo

China responde con aranceles en guerra comercial de EE.UU.

Tras la imposición de Washington de aranceles del 25% a las importaciones chinas, Pekín asegura que aplicará a los estadounidenses las ‘mismas medidas'

Pese a la medida, el Gobierno chino asegura que no quiere una guerra comercial.

China anunció ayer que responderá a Estados Unidos ‘con las mismas medidas impositivas' que el país norteamericano pretende imponerle y declaró que los acuerdos comerciales alcanzados por ambas partes quedan invalidados tras una nueva ola de aranceles anunciada por el Gobierno estadounidense.

Horas después de que el presidente, Donald Trump, decidiera imponer nuevos aranceles a China, el Ministerio de Comercio chino aseguró en un comunicado que, pese a no desear que se produzca una guerra comercial entre las dos potencias mundiales, responderá a Estados Unidos de manera contundente e inmediata.

‘Introduciremos de inmediato la misma escala y las mismas medidas arancelarias y todos los logros económicos y comerciales alcanzados por ambas partes quedarán invalidados', apuntó el ministerio.

La Casa Blanca informó ayer de que impondrá aranceles del 25% a importaciones chinas por valor de $50,000 millones que contienen ‘tecnologías industrialmente significativas' y puso así fin a la calma lograda en las últimas semanas tras las negociaciones entre las dos economías más fuertes del mundo.

Como ya ha manifestado el gigante asiático en numerosas ocasiones desde el inicio de la crisis, China recordó hoy que ‘no está dispuesta a tener una guerra comercial', pero el país ‘no tiene otra opción que oponerse firmemente a esto debido al comportamiento miope de Estados Unidos, que dañará a ambas partes'.

Trump tomó la decisión en una reunión en la Casa Blanca con sus secretarios de Comercio, Wilbur Ross; del Tesoro, Steven Mnuchin, y de Comercio Exterior, Robert Lighthizer.

Precisamente el pasado 3 de junio, el secretario Ross visitó Pekín en la tercera fase de una ronda de negociaciones que las dos naciones estaban llevando a cabo para evitar el estallido definitivo de la crisis.

En un encuentro previo en Estados Unidos a comienzos de mayo, los dos Gobiernos acordaron poner ‘en suspenso' la guerra comercial después de que Estados Unidos suspendiera la posible imposición de aranceles por valor de $150,000 millones a cientos de productos chinos por temas de propiedad intelectual.

Por su parte, China, que es el segundo socio comercial de Estados Unidos, se comprometió a aumentar ‘significativamente' sus compras de bienes y servicios de Estados Unidos para equilibrar la balanza comercial, una de las principales reclamaciones del Gobierno norteamericano.

Sin embargo, el presidente Trump aseguró entonces no estar satisfecho con el acuerdo alcanzado y hoy anunció nuevas medidas contra lo que considera robo de propiedad intelectual y tecnológica y otras prácticas comerciales injustas llevadas a cabo por China.

RIESGOS PARA EL COMERCIO

En un reciente informe, la OCDE llamó la atención sobre las amenazas de una guerra comercial

El organismo pide continuar el diálogo para evitar un conflicto mayor en el plano comercial.