La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Mundo

La Unión Europea busca una salida a la crisis migratoria

En las últimas 24 horas, varias embarcaciones han sido interceptadas en el Mediterráneo. Según la OIM, más de 170 mil inmigrantes irregulares han logrado cruzar al continente europeo desde el año pasado

El buque ‘Lifeline' de la ONG alemana Mission Lifeline con inmigrantes.

La Comisión Europea (CE) insistió en la necesidad de encontrar una solución conjunta de los ante la cuestión migratoria a pesar de las diferentes posiciones que mantienen los Estados miembros, e instó a detallar las propuestas de cara a la cumbre que se celebrará este jueves y viernes.

PROPUESTA

Italia propone crear centros de registro de migrantes en países como Mali, Níger o Chad

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, insistió en que la crisis migratoria es un problema del conjunto de la Unión Europea y por eso ‘no se entiende por qué Italia y Libia tienen que hacerse cargo económicamente de este fenómeno'.

‘Soluciones europeas mejor que unilaterales', resumió el portavoz jefe de la CE, Margaritis Schinas, a la hora de referirse a la cumbre informal de dieciséis Estados miembros de este domingo en Bruselas, en la que trataron de allanar el camino para cerrar decisiones en el Consejo Europeo que tendrá lugar esta semana, informa la agencia Efe .

Las palabras de Schinas tienen lugar mientras guardacostas libios interceptaron durante las últimas 24 horas varias embarcaciones precarias con cerca de mil migrantes, incluidos 91 menores, que intentaban cruzar el Mediterráneo, informó a Efe Ayub Qacem, portavoz de las Fuarzas Navales.

El domingo por la mañana los equipos de guardacostas interceptaron un bote de goma a la deriva con 97 personas frente a las costas de la ciudad de Zliten, a 175 kilómetros de Trípoli.

Además, hace apenas unos días, la Marina libia advirtió del aumento ‘alarmante' del uso de botes neumáticos de gran tamaño que pueden llevar hasta 200 personas y que representan un serio peligro para su seguridad.

Las playas que se extienden entre Trípoli y la frontera con Túnez se han convertido los últimos dos años en el principal bastión de las mafias que trafican con seres humanos, pese a la presencia de patrulleras europeas.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones, más de 171,635 inmigrantes irregulares lograron cruzar a Europa en 2017, mientras que 3,116 desaparecieron en el mar.

Muchos de estos inmigrantes que salen desde las costas de Libia buscan llegar a las cosas italianas.

Al respecto, la ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, subrayó que le corresponde a Italia acoger a los pasajeros del barco de la ONG alemana Lifeline, que lleva cuatro días con unos 230 inmigrantes a bordo en aguas del Mediterráneo.

Loiseau recordó en la cadena France 2 que, en cumplimiento del derecho internacional, tras un salvamento en el mar el desembarco debe producirse en el puerto seguro más cercano.

‘Técnica y prácticamente le corresponde a Italia', apuntó después de que tanto ese país como Malta hayan cerrado su territorio al buque, que se encuentra en el Mediterráneo Central.

Por otro lado, el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, apostó por crear centros de registro de migrantes en las ‘fronteras externas de Libia', en países como Níger, Mali o Chad, gestionados y financiados por las Naciones Unidas y la UE.

El líder de la ultraderechista Liga subrayó que es fundamental ‘controlar los flujos que provienen del sur' de Libia y luego llegan a Europa, a la vez que insistió en que la crisis migratoria es un problema del conjunto de la UE y por eso ‘no se entiende por qué Italia y Libia tienen que hacerse cargo económicamente de este fenómeno'.