La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Sinn Féin dice que el "brexit" no debe ser una excusa para retomar las armas

Las fuerzas del orden han alertado en los últimos meses sobre el aumento de la actividad terrorista de grupos disidentes del IRA

Los unionistas y el ala euroescéptica conservadora lideraron la oposición a ese texto en dos votaciones celebradas en Westminster por la inclusión de la llamada salvaguarda fronteriza, pensada para evitar una barrera dura entre las dos Irlandas, clave para sus economías y el proceso de paz.

El partido nacionalista irlandés Sinn Féin, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), afirmó este martes que el "brexit" no debe servir como justificante para "tomar las armas" y provocar un rebrote de la violencia en la isla de Irlanda.

En una intervención en el Parlamento de Dublín, su líder, Mary Lou McDonald, subrayó que "no existe deseo alguno" de que vuelvan "las acciones armadas" en "ninguna comunidad" del norte o del sur, veinte años después de la firma del acuerdo de paz del Viernes Santo, que puso fin en 1998 a más de tres décadas de conflicto.

"De hecho, la gente ha abrazado la nueva realidad de relativa estabilidad, avances y progreso", declaró la presidenta del Sinn Féin, primera formación entre los católicos de la provincia británica de Irlanda del Norte y tercera fuerza en la República de Irlanda.

McDonald insistió en que la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), ya sea de manera ordenada o sin acuerdo, no ofrece "circunstancias, excusas o escenarios" para que los violentos "tomen las armas" de nuevo.

Las fuerzas del orden han alertado en los últimos meses sobre el aumento de la actividad terrorista de grupos disidentes del IRA -opuestos al proceso de paz-, aprovechando la incertidumbre y malestar creados por el "brexit", que fue rechazado mayoritariamente por el electorado norirlandés en el referéndum de 2016.

Tampoco ha ayudado la parálisis política que sufre la región, donde su Gobierno autónomo de poder compartido está suspendido desde enero de 2017 por las diferencias que mantienen el Sinn Féin y el probritánico Partido Democrático Unionista (DUP), mayoritario entre los protestantes y socio del Gobierno de Londres.

En este sentido, McDonald consideró hoy que la posición del DUP ante el "brexit" es "totalmente imprudente y peligrosa", dado su rechazo al acuerdo de ruptura que la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, pactó con Bruselas el pasado noviembre.

Los unionistas y el ala euroescéptica conservadora lideraron la oposición a ese texto en dos votaciones celebradas en Westminster por la inclusión de la llamada salvaguarda fronteriza, pensada para evitar una barrera dura entre las dos Irlandas, clave para sus economías y el proceso de paz.

Este mecanismo prevé que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que establezcan una nueva relación comercial entre ambas partes, un proceso que puede durar años y que, según los unionistas, podría poner en peligro la integridad territorial de todo el país.

Para McDonald, la salvaguarda es necesaria porque, en caso de que Londres y Dublín no pacten una nueva relación, "no puede existir" una "parte de la isla de Irlanda" que esté dentro del bloque comunitario y otra fuera.

"Eso tendría enormes consecuencias para el comercio y nuestra economía, pero también para los derechos de nuestros ciudadanos y el buen funcionamiento del acuerdo del Viernes Santo", concluyó la presidenta del Sinn Féin.