Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Mundo

Aventuras militares

Irónicamente, mientras duró la Guerra Fría la OTAN nunca entró en enfrentamientos militares con el Pacto de Varsovia (entonces su contraparte soviética)

GUERRA GLOBALES

Constituida por Estados Unidos en 1949, la OTAN operó sus primeras cuatro décadas de existencia como la barrera de contención de Washington en Europa para enfrentar a la antigua Unión Soviética.

La caída del muro de Berlín (1989) y el derrumbe del modelo soviético (1991) en Europa oriental no representó un problema existencial para la alianza. Pese a desaparecer la principal amenaza y razón de su creación la OTAN transmutó sin problemas su ‘lucha contra el comunismo' a la ‘guerra contra el terrorismo', un enemigo más nebuloso y que según los estrategas del bloque atlantista superaba los límites del hemisferio norte, ampliando en la práctica sus operaciones al resto del mundo.

Irónicamente, mientras duró la Guerra Fría la OTAN nunca entró en enfrentamientos militares con el Pacto de Varsovia (entonces su contraparte soviética). Fue con su desintegración que esta tendría acciones armadas directas e indirectas en Bosnia (1995), la antigua Yugoslavia (1999), Afganistán (2001), Irak (2003) y Libia (2011); gran parte de ellas con consecuencias catastróficas desde el punto de vista humanitario y para la seguridad regional.

El más reciente, los bombardeos en Libia, fueron particularmente calamitosos no solo para los habitantes del país árabe —hoy ingobernable desde el derrocamiento de Muammar Gaddafi tras la intervención de la OTAN— sino también para la estabilidad en el norte de África y su relación directa con la crisis de migrantes que cruzan el mar Mediterráneo.

De acuerdo con cifras de la Cruz Roja Internacional 1.3 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el país, actualmente sumido en una sangrienta guerra interna. Este mismo organismo estima en 200,000 los desplazados a causa del conflicto.