Panamá,25º

06 de Dec de 2019

Mundo

El papa visitará en Bulgaria el centro para refugiados de Vrazdebna

Con esta visita, aunque será privada y no televisada, como explicó hoy el Vaticano, Francisco vuelve a poner el acento en el tema de la acogida de inmigrantes en Europa

El papa Francisco.

El papa Francisco visitará el próximo lunes durante su viaje a Bulgaria el centro para refugiados de Vrazdebna, donde podrá saludar a cerca 50 personas, la mayoría sirias e iraquíes, acogidas en esta antigua escuela y escuchará el testimonio de un voluntario.

Con esta visita, aunque será privada y no televisada, como explicó hoy el Vaticano, Francisco vuelve a poner el acento en el tema de la acogida de inmigrantes en Europa en un país que mantiene una política dura contra la migración y que ha construido una valla metálica de más de 270 kilómetros en su frontera con Turquía.

Actualmente, los centros de recepción de migrantes de Bulgaria tienen una tasa de ocupación de solo el 10 %, muy lejos de las llegadas masivas que se produjeron hace un par de años de refugiados sirios e iraquíes que huían de la guerra.

Vrazdebna es uno de los tres centros de acogida en Sofía y su capacidad es de 370 personas, aunque actualmente se estima que acoge unas 130, que en su mayoría son familias de Siria.

En el pasado ya fue visitado por la alta representante de Política Exterior y Seguridad de la UE, Federica Mogherini, o el entonces alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres.

Se trata de un centro considerado "modelo" ya que los refugiados reciben gracias a Cáritas, Cruz Roja y otras ONG todo lo necesario para vivir dignamente, pero también clases de idioma para adultos y niños e instrucción para los pequeños.

Según Cáritas, en 2018 aproximadamente 2.500 personas buscaron asilo en Bulgaria, de los que solo 712 recibieron protección internacional.

El Gobierno búlgaro rechazó el pasado año firmar el Pacto Migratorio de Naciones Unidas sobre inmigración, que Francisco siempre ha defendido.

A su llegada, el pontífice argentino será saludado por el director del centro y de Cáritas en Bulgaria y después pasará al comedor, donde le esperarán 50 personas, en su mayoría familias sirias e iraquíes que viven en el centro con sus hijos.

Los niños cantarán para el papa y le donarán los dibujos que han hecho en las clases de arte que se imparten en el centro.