Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Mundo

Negocios y turismo marcan el tercer día del presidente colombiano en China

Las negociaciones para un vuelo directo entre Bogotá y Shanghái también ha tenido protagonismo durante la actual visita, lo cual facilitaría la llegada de turistas chinos

Los negocios y el sector turístico en concreto protagonizaron este martes el tercer día de visita oficial a China del presidente de Colombia, Iván Duque, quien no se libró de sufrir las consecuencias del sofocante verano pekinés.

Duque comenzó su jornada en la ciudad portuaria de Shanghái, centro de negocios de China, donde Duque participó en el Foro Económico y Comercial Colombia-China junto a más de 200 empresarios chinos con el objetivo de abrir mercados a los productos colombianos e invitar a los inversores del país asiático a apostar por Colombia.

"Colombia es un país competitivo y nuestra visión de mercado produce efectos sociales hacia la equidad, así como lo ha hecho China a lo largo de su historia ", opinó el mandatario colombiano durante su intervención en el foro.

Asimismo, Duque manifestó su deseo de "ver más empresas chinas participando en proyectos de energía renovable, en los distritos de riego para la productividad agrícola y apostándole a los servicios logísticos de Colombia".

En el mismo foro, el político sudamericano aseguró que "los turistas chinos buscan en el mundo ofertas como avistamiento de aves, turismo ecológico y agroturismo", algo que -dijo Duque- Colombia puede ofrecer. "Y mucho más", apostilló.

La atracción de turistas chinos hacia territorio colombiano es uno de los principales objetivos de esta visita oficial, y el mandatario se marcó ayer como objetivo quintuplicar en tres años el número de visitantes del país asiático a Colombia, cuya cifra actual es de en torno a 15.000.

Las negociaciones para un vuelo directo entre Bogotá y Shanghái también ha tenido protagonismo durante la actual visita, lo cual facilitaría la llegada de turistas chinos.

Aunque todavía no está confirmada la ruta, ésta podría salir del que será el aeropuerto más grande del mundo: el que se está ultimando en Pekín, otro de los lugares visitados por el sucesor del premio Nobel de la Paz Juan Manuel Santos a su llegada a la capital china, procedente de Shanghái.

La comitiva de Duque -de la que también forman parte el ministro de Agricultura, Andrés Valencia, o la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, entre otros- se dirigió después al corazón de Pekín, a la Ciudad Prohibida, antiguo centro del poder imperial.

Los más de 35 grados centígrados del verano pekinés no arruinaron la visita privada de Duque al antiguo Palacio Imperial chino, un monumento que habitualmente está a rebosar de turistas indígenas y foráneos.

Otro de los puntos álgidos del día fueron la consecución de un acuerdo para la venta de 4 millones de cajas de banano colombiano al mercado chino, lo que equivaldría, según los cálculos de la Presidencia, a 40 millones de dólares anuales.

Para este miércoles, está previsto que Duque conozca los entresijos del centro de poder de la República Popular, a pocos pasos de la Ciudad Prohibida: el Gran Palacio del Pueblo.

Allí se reunirá con el líder de la Asamblea Nacional Popular china, Li Zhanshu, con el primer ministro anfitrión, Li Keqiang, y con su homólogo, Xi Jinping, quien le recibirá con honores y con quien procederá a una ceremonia de suscripción de documentos.

Con las reuniones con las máximas autoridades chinas, todas ellas en su último día en el país asiático, Duque busca no solo intensificar la relación comercial y económica, sino también tratar asuntos regionales como la situación en Venezuela.

Mientras que el líder colombiano es una de las figuras internacionales que más firmemente manifiesta su oposición al régimen de Nicolás Maduro, Xi es una de los principales apoyos con los que cuenta Caracas actualmente.

Entre los acuerdos que está previsto que se firmen, están los dirigidos a fortalecer las relaciones comerciales sobre productos agrícolas y pecuarios, protocolo de requisitos fitosanitarios para exportación de aguacate y donación de paneles solares y computadores.

Al tema agrícola se suman infraestructura, transporte, ciencia, tecnología, educación, cultura, comercio electrónico y economía naranja -la protagonizada por industrias creativas-, uno de los pilares del gobierno de Duque.

Asimismo, los dos países suscribirán un tratado judicial para el traslado a Colombia de personas condenadas en China que, según cifras del Ejecutivo, ascienden a 217, de las cuales cuatro enfrentan la pena de muerte y otras 14 la cadena perpetua.

China es el segundo socio comercial de Colombia y el segundo inversor de Asia en el país, pero con un volumen aún muy bajo, de 40 millones de dólares anuales, que el Gobierno de Duque quiere ampliar.