Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Mundo

El negociador estadounidense hace un llamamiento a Pionyang para reunirse

El responsable de EEUU aludía a la cumbre que el líder norcoreano, Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump

Stephen Biegun
El máximo responsable estadounidense del diálogo con Corea del Norte, Stephen Biegun.EFE

El máximo responsable estadounidense del diálogo con Corea del Norte, Stephen Biegun, hizo hoy un llamamiento a Pionyang para reunirse y destrabar las negociaciones sobre desnuclearización en un momento de renovadas tensiones en la región.

"Es momento de hacer nuestro trabajo. Hagámoslo. Estamos aquí y saben cómo contactarnos", dijo Biegun al término de una comparecencia ante la prensa en Seúl, a donde ha viajado para reunirse con representantes del Gobierno surcoreano para analizar la situación en la península.

"Estoy convencido de que todo esto es posible. Creo que podemos lograrlo, pero EE.UU. no puede hacerlo solo", añadió, en declaraciones que recoge la agencia Yonhap,.

El viaje de Biegun, que permanecerá en Seúl hasta el miércoles, ha generado expectativas sobre la posibilidad de que se desplace a la frontera intercoreana para reunirse con representantes del régimen a pocos días de que venza el plazo dado por Pionyang para que Washington reactive el diálogo con nuevas propuestas.

"EE.UU. no tiene un plazo límite. Tenemos el objetivo de llevar a cabo los compromisos que ambos líderes alcanzaron en su cumbre", dijo Biegun.

El responsable de EEUU aludía a la cumbre que el líder norcoreano, Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump, celebraron en Singapur en junio de 2018 y en la que se comprometieron "a trabajar para la desnuclearización de la península".

Biegun, que se ha reunido hoy con su homólogo surcoreano, Lee Do-hoon, y con el presidente del país, Moon Jae-in, insistió en que Washington no va a darse por vencido con las negociaciones y que está abierto a discutir cualquier "tema de peso".

Las conversaciones sobre el desarme permanecen atascadas desde la fallida cumbre de Hanói de febrero, cuando Washington vio insuficiente el número de activos nucleares que Pionyang proponía desmantelar y se negó a levantar sanciones.

Desde entonces, Corea del Norte ha retomado paulatinamente sus pruebas de armamento, ha endurecido su retórica y ha insistido a EE.UU. en que tiene de plazo hasta fin de año para cambiar de postura.

El enviado especial de EE.UU. para Corea del Norte dijo hoy que los últimos comunicados del régimen han sido "muy hostiles, negativos e innecesarios".

La visita de Biegun llega además justo después de que el régimen haya realizado dos pruebas de motores de misiles de largo alcance, lo que hace temer que pronto pueda volver a lanzar uno de estos proyectiles.

"Somos totalmente conscientes de que hay muchas posibilidades de que Corea del Norte puede llevar a cabo importantes provocaciones en los próximos días. Lo menos que puedo decir es que semejante acción sería de la menor ayuda posible para lograr la paz en la península", concluyó Biegun.