Temas Especiales

29 de Jul de 2021

Mundo

Jefe de Gobierno de Israel se declara inocente de los cargos por corrupción

Los jueces determinará si la siguiente fase de evidencias comenzará antes o después de las elecciones del 23 de marzo 

Benjamín Netanyhau
Benjamín Netanyhau, jefe de Gobierno de IsraelEFE

El jefe de Gobierno de Israel, Benjamín Netanyhau, acudió hoy al Tribunal de Distrito de Jerusalén para declararse inocente de los cargos por cohecho, fraude y abuso de confianza en el juicio por corrupción que hoy se reanudó.

Netanyahu estuvo presente menos de una hora en la sala donde continúa la vista en la que un panel de jueces determinará si la siguiente fase de evidencias comenzará antes o después de las elecciones del 23 de marzo.

Los cánticos contra Netanyahu de los manifestantes que acudieron a las inmediaciones del tribunal se escuchaban dentro de la sala.

Ministerio Público

La caja de Pandora que expone al Ministerio Público

Lee más

'Guaidó colgaba de los pelos de Donald Trump, pero ya Trump no está ahí'

Lee más

"Estamos aquí para que sepa que hizo algo mal y tiene que recibir lo que merece", declaró a Efe el israelí Nir Barak, quien teme que el proceso judicial se vuelva a retrasar, como la actual vista que fue aplazada en enero por el confinamiento de la pandemia.

Netanyahu acudió hoy por segunda vez al Tribunal deDistrito, desde que comenzara el juicio en marzo y en la siguiente fase del proceso deberá personarse tres veces por semana.

Los abogados de Netanyahu consideran que el actual proceso viola la Ley Básica, con rango constitucional, ya que no hay un permiso escrito del fiscal general del Estado, Avichai Mandelblit, necesario para abrir una investigación al primer ministro.

Mandelblit respondió recientemente que autorizó la investigación pero no por escrito.

Netahyahu se enfrenta a penas de cárcel por fraude y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción conocidos como 1.000, 2.000 y 4.000, y este último, el más grave, incluye también el delito de cohecho.

Es la primera vez que en Israel un jefe de Gobierno en activo afronta un proceso penal.