09 de Dic de 2022

Mundo

EE.UU. redobla apoyo militar para Ucrania ante avances de Rusia

Washington anunció una nueva partida de $675 millones para Ucrania con apoyo de sus aliados europeos, mientras el Papa expresó su preocupación ante una 'escalada nuclear'

EE.UU. redobla apoyo militar para Ucrania ante avances de Rusia
El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken (i), y el canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba (d).EFE

Estados Unidos y el conjunto de aliados occidentales, principalmente de la OTAN, están determinados a reforzar el apoyo militar a Ucrania, en un momento en que la ofensiva lanzada por Kiev ha colocado a Rusia bajo una presión “intensa” y plasmada en “progresos constantes”.

Washington ha decidido destinar a Ucrania una nueva partida de $675 millones, anunció el secretario de Defensa, Lloyd Austin, anfitrión de la reunión del llamado Grupo de Contacto, con representantes de 50 países, celebrada en la base de Ramstein (Alemania).

“Estamos abordando nuevos e innovadores caminos para apoyar a Ucrania”, afirmó al término de las sesiones celebradas en la mayor base estadounidense fuera de su territorio, con asistencia del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y del titular de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov.

Los misiles Himar suministrados por Estados Unidos “han impactado en 400 objetivos rusos”, afirmó por su parte el jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, Mark Milley, quien calificó los avances logrados por las tropas ucranianas de “constantes” y bajo criterios “muy precisos”.

Las tropas ucranianas no están “saturadas” o al borde de sus capacidades con la contraofensiva lanzada para reconquistar territorio del sur y del este, pero sí están en un momento “delicado” en que se precisa todo el apoyo aliado, añadió el militar.

La reunión en Ramstein, la segunda del Grupo de Contacto de apoyo a Ucrania desde el pasado abril, estuvo marcada por el anuncio inicial de Austin en la apertura de las conversaciones de esta nueva partida de $675 millones.

Es el paquete número 20 de suministros para Ucrania que aprueba la Administración del presidente Joe Biden, precisó Austin, e integrará vehículos blindados, munición de artillería, misiles y bazukas.

El secretario de Defensa estadounidense agradeció el apoyo a Ucrania por parte de sus aliados europeos y especialmente de Alemania, primer contribuyente a las ayudas militares y financieras a Kiev dentro del bloque comunitario.

Su colega alemana, la socialdemócrata Christine Lambrecht, anunció por su parte que su país participará, junto con Países Bajos, en la instrucción de soldados ucranianos en tareas de desminado. Es una fase más de las diversas tareas de entrenamiento que ofrece Alemania a militares de ese país, entre ellas en el manejo de tanques Leopardo.

De Ramstein salió así, principalmente por parte de Estados Unidos, un nuevo mensaje claro de apoyo a Kiev, que seguía a la propuesta lanzada el día anterior por parte de la Comisión Europea para entregar 5.000 millones de euros más en asistencia macrofinanciera a Ucrania.

El propósito de Bruselas es hacer frente a las necesidades más urgentes derivadas de la invasión rusa, como mantener las funciones críticas del Estado.

A esa partida a escala comunitaria se suma el paquete de otros 500 millones de euros de ayuda militar anunciado el pasado agosto por el gobierno del canciller alemán, Olaf Scholz, al que Kiev sigue reprochándole puntualmente la lentitud de sus decisiones.

Lambrecht insistió en Ramstein en el propósito de suministrar “lo antes posible” una segunda partida de blindados Gepard, así como vehículos del tipo Biber, cuyo envío no acaba de concretarse.

Entre Ramstein y Keiv

La presencia de Austin en Ramstein coincidió con una visita sorpresa a KIev del secretario de Estado de EE.UU., Anthony Blinken. Era su segundo viaje a la capital ucraniana desde el inicio de la invasión por parte de Rusia y sirvió para refrendar con cifras el apoyo de la Administración Biden.

Antes aún de reunirse con el presidente, Volodímir Zelenski, su departamento emitía un comunicado informando de dos nuevos paquetes de ayuda: el anunciado por Austin en su base en territorio alemán –los $675 millones–, más otros $2.200 millones en inversiones a largo plazo para reforzar la seguridad de Ucrania y de 18 de sus vecinos, incluidos los de la OTAN.

En una comparecencia ante los medios en Ramstein, Austin se mostró convencido de que el Congreso estadounidense aprobará este paquete, que elevará a $15.200 millones la asistencia militar prestada por su país a Ucrania bajo la administración de Biden.

Advertencias del Papa

El Papa ha alertado –ante 91 nuncios y los 6 observadores permanentes que la Santa Sede tiene desplegados en la primera línea de la diplomacia, reunidos por primera vez en tres años en el Vaticano–, de “los riesgos de escalada nuclear” en la guerra en Ucrania. Por otro lado, ha reconocido que la nueva Constitución Apostólica tratará en funcionar “a pleno rendimiento”.

“Europa y el mundo entero están conmocionados por una guerra de especial gravedad, tanto por la violación del derecho internacional, como por los riesgos de escalada nuclear, y por las graves consecuencias económicas y sociales”, ha señalado el Papa sobre la guerra en Ucrania en el encuentro de representantes diplomáticos pontificios, que se celebra en el Vaticano del 7 al 10 de septiembre.

Francisco ha alertado, una vez más, de una “tercera guerra mundial a pedazos” de la que los nuncios son “testigos” allá donde desarrollan la misión. “Os agradezco todo lo que las representaciones pontificias han hecho y hacen en estas situaciones de sufrimiento. Habéis llevado a los pueblos y a las Iglesias la cercanía del Papa; habéis sido puntos de referencia en los momentos de mayor desconcierto y turbulencia”, ha dicho.

Francisco ha recordado la labor de los nuncios apostólicos Joseph Chennoth y Aldo Giordano que han fallecido recientemente. “Estos queridos hermanos nuestros nos han precedido en el camino y nos invitan a mirar hacia delante y hacia arriba”, ha apuntado.

También ha recordado el compromiso con la sinodalidad de la Iglesia católica, ese proceso de consulta y escucha que culminará el año 2023, y se ha referido al Jubileo del Año Santo de 2025. “Como Curia Romana estamos empezando a aplicar la Constitución Apostólica Praedicate Evangelium: nacida a través de un proceso de casi nueve años, pero que también tardará en estar, por así decirlo, 'plenamente operativa”, ha reconocido.