Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Nacional

850 transportistas se deshacen del bus

PANAMÁ. Hoy, restan ocho días para el plazo de 45 días calendario que otorgó el gobierno a los transportistas para que acepten la ofert...

PANAMÁ. Hoy, restan ocho días para el plazo de 45 días calendario que otorgó el gobierno a los transportistas para que acepten la oferta pública de 25 mil dólares a cambio de cada diablo rojo.

A la fecha, unos “850 dueños de buses se han presentado ante la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) para realizar sus trámites”, confirmó el vocero de la entidad, José Hernández.

Con las 850 unidades vehiculares inscritas en el lista del rescate administrativo, se comprueba que más de la mitad de los transportistas necesarios para la transformación han tenido que acceder a la implantación del Sistema Transmóvil.

LA DIVISIÓN

A pesar de que Sergio Molina, coordinador del Movimiento de Bases Transportitas y Usuarios, aduce que la mayoría de los conductores se opone al Transmóvil y prefiere aliarse a una empresa que será dirigida por ellos mismos, la realidad no refleja ese apoyo.

Mientras transcurre el tiempo, la otra mitad de los transportistas debe agotar la oferta cuyo tope es de 1,500 diablos rojos. El resto de buses que no entren quedarán inhabilitados para prestar el servicio.

La pugna entre grupos y piqueras de transportistas se enciende, con el fin de lograr sus objetivos: el Movimiento de Bases Transportistas y Usuarios acusa a la dirigencia de la Cámara de Transporte (Canatra) de vender cupos de operación a 2 mil dólares. Y Dionel Broce de la Canatra lo niega y se alaba de ser intachable como administrador del transporte.

Heraclio Batista, director de la ATTT aclara que los 25 mil dólares serán entregados a los dueños de buses cuyo vehículo esté en “circulación”.

DEMANDA

El cerco se reduce para los opositores al Transmóvil. Mariano González, del Movimiento de Bases Transportistas amenaza con demandar al Estado por la posible negación del derecho al trabajo. En el tema, Molina, es más cauteloso, prefiere esperar la respuesta del gobierno a la reciente propuesta presentada, “no queremos enfrentamientos pero ya veremos”, advierte.