05 de Dic de 2022

Nacional

Cráteres: malestar de los transportistas

BOCAS DEL TORO. Los transportistas de la provincia de Bocas del Toro, agremiados en cinco grupos sindicales están molestos por las pési...

BOCAS DEL TORO. Los transportistas de la provincia de Bocas del Toro, agremiados en cinco grupos sindicales están molestos por las pésimas condiciones de las calles en esta provincia.

Alexis González, miembro directivo de Selectivo Bocas, denunció, que ayer el Ministerio de Obras Públicas de esta región, inició un “supuesto” parcheo o mejor dicho un relleno de huecos con arena y tierra, pero eso es para unos días.

González se rió de las declaraciones del ministro Obras Públicas (MOP), Benjamín Colamarco, cuando aseguró a los medios de comunicación en esta provincia, que se estaría invirtiendo unos 80 millones de dólares en reconstrucción de la red vial de Bocas del Toro.

A juicio de González, posterior al mes y medio que esta región viviera el peor desastre natural en su historia, no observa el inicio de las obras, como por ejemplo la recuperación de las calles que fueron destruidas y afectadas por el desbordamiento de los ríos Changuinola, San San y Sixaola.

Cabe señalar que las principales calles internas del distrito de Changuinola, están en pésimas condiciones representando un grave problema en para sector transporte, cuando de dos a tres veces por semanas tienen que cambiar las piezas de flota vehicular por el maltrato que sufre al momento de brindar el servicio de transporte, representando una merma en la economía de los trabajadores del volante.

Los más afectados con esto son los transportistas, cuyos vehículos sufren daños mecánicos con cada viaje que hacen, y también los pasajeros, que deben esperar largas horas por un taxi o un autobús.

En la portuaria comunidad de Almirante, específicamente, en los lugares donde se toman las lanchas taxi y el ferry para viajar a la Isla Colón, las calles son un desastre. Cuando llueve se convierten en lodazales, y en tiempos de verano, el paso de vehículos levanta polvaredas.

En la manzana de Base Line, ubicada a tres minutos del centro de Changuinola, la condición de las calles es terrible, y ni hablar de Finca 6, El Silencio y Finca 43 y 44 Independiente.

La primera imagen que reciben los turistas que entran a la provincia, provenientes de Costa Rica, es la de una calle llena de baches.

En iguales condiciones se encuentra la calle que conduce a la comunidad de Finca 63, donde se habilitó un muelle para el abordaje de las lanchas taxi que transportan turistas a Isla Colón.

Los transportistas señalan que cada dos años ellos se ven en la necesidad de cambiar los carros, porque se deterioran rápidamente, al punto de que ni los pasajeros los vuelven a ver.

Señalan que son tantos lo huecos y baches en las calles, que a sitios donde antes les tomaba 15 minutos llegar, ahora se demoran media hora, lo que representa pérdida de tiempo y dinero.

Los transportistas no descartan tomar acciones de protestas en los próximos días si las autoridades del Ministerio de Obras Públicas no toman carta en el asunto.